La entrada de ajos chinos, «un crimen para la comarca de Las Pedroñeras»

El acuerdo alcanzado entre la UE y China para ampliar el contingente de este producto ha provocado una inmediata reacción del sector españolEs un jarro de agua fría para el sector del ajo morado, «el mejor del mundo», según UPA, del que viven más de 5.000 familias en Castilla-La Mancha

Actualizado:

La Mesa Nacional del Ajo ha puesto en marcha una campaña en defensa del ajo español para promocionar su consumo y sobre todo para proteger este producto, del que viven numerosas familias en las provincias de Cuenca y Albacete y en toda España. Llega tras el acuerdo alcanzado recientemente entre la Unión Europea y China por el que se añaden 12.375 toneladas de ajo al contingente arancelario de la UE asignado al país asiático. Es decir, un aumento del 36%.

Según la Mesa Nacional del Ajo, esto ha sido negociado «casi en secreto y a espaldadas del sector ajero español». Para su presidente, Julio Bacete, necesario hacer llegar a la ciudadanía la necesidad de consumir el producto español, por sus garantías sanitarias y porque el es «sustento de miles de familias y el motor económico de decenas de comarcas rurales de nuestro país».

Algo similar señala a ABC el portavoz de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Cuenca, Francisco Javier Moya, agricultor de Las Pedroñeras, cuna del ajo morado, «el mejor ajo del mundo», del que viven unas 5.000 familias en la comarca. Para Moya, este acuerdo europeo es «un crimen contra el sector», lamenta. De esta forma se favorece que entre en nuestro país un producto «con nulas garantías sanitarias» que procede de China, que «explota a los trabajadores».

Con decisiones como éstas, lamenta, la situación a partir de ahora «pinta muy mal». A todo ello hay que sumar que en todas las provincias hay excedentes en las cámaras a un mes de empezar la recolección. Esto pone en serias dudas, indica, el futuro de un sector que tiene que aguantar el aumento de los costes de producción como el gasoil y os precios del mercado mundial que fija la oferta de ajo chino. Su valor normalmente es muy bajo; actualmente está entre 0,50-0,60 euros el kilo.

La apertura de un contingente arancelario adicional prevé que aumente la presión en el precio del ajo de la UE, según la Mesa Nacional del Ajo, que adelantó que los profesionales europeos del sector van a solicitar un aplazamiento de la entrada en vigor del contingente hasta que las condiciones de mercado sean menos desfavorables.

Precisamente, el grupo socialista en el Congreso de lo Diputados ha presentado una Proposición no de Ley (PNL) sobre el sector del ajo para su debate en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El portavoz de Agricultura del PSOE en el Congreso, Alejandro Alonso, instó ayer desde Cuenca al Gobierno de España a que realice las gestiones oportunas para rebajar las cifras actuales del contingente de ajos con China, por las que, a su juicio, «graves consecuencias socio-económicas que tendrá sobre el sector».

Asimismo, el grupo socialista en el Consistorio de Las Pedroñeras llevará al próximo pleno una moción de apoyo a este sector. En el texto reclamará la implicación de todas las administraciones públicas.

Lemas de la campaña

«No permitas que el gazpacho de este verano no sea con ajo español» y «Ayudadme a que no me metan un gol los ajos chinos». Estos son algunos de los lemas de esta campaña, que se complementa con el envío de una caja de 10 kilos de ajos a medios de comunicación de toda España, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y responsables de las administraciones autonómicas, en la que además se incluye un dossier informativo explicando la “dramática” situación del sector.

Además, la campaña incluye una concentración en Madrid, que se prevé se realice en una fecha por determinar el próximo mes de mayo. Está previsto que se repartan ajos y se informe al público del momento actual que vive el sector, además de dar a conocer la gran diferencia del proceso productivo español y el chino, donde «no se guardan las más mínimas condiciones de higiene y salubridad», según la Mesa Nacional del Ajo.

Ajo Morado

Las empresas y agricultores adscritos a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ajo Morado de Las Pedroñeras han declarado este año un total de 3.600 hectáreas de producción. Esta cifra representa, según los últimos datos aportados por el sector, un incremento medio del 7% respecto con la campaña pasada. En esta figura de calidad alimentaria están 582 explotaciones y 1.185 parcelas.

Sólo puede comercializarse como Ajo Morado de Las Pedroñeras el producto certificado, que porte la etiqueta y/o distintivo de control numerado emitido por la IGP, que acredita que el ajo comercializado ha sido cultivado en la zona autorizada para ello, y supera los controles establecidos a lo largo de todo el proceso de manipulado y envasado en las empresas autorizadas para ello.

De esta forma se garantiza que el producto que llega al mercado y al consumidor cumple unas normas determinadas de calidad.