Así suena el viento en Marte, un «regalo» histórico de la misión InSight

Los investigadores de la NASA afirman que se trata de un archivo sonoro histórico

MadridActualizado:

Por primera vez la humanidad puede escuchar el viento en un planeta que no es la Tierra gracias a la sonda Insight, la última misión de la NASA que ha llegado a Marte hace apenas unos días. Se trata de un audio captado por dos de los sensores a bordo que se encargan de registrar las variaciones del aire y la presión. Así es como el viento, que viaja a entre 10 y 15 mph (entre unos 16 y 24 kilómetros por hora), en dirección de noroeste a sureste, ha sido registrado en un archivo histórico nunca grabado con tanta calidad hasta la fecha.

«Es algo así como una bandera ondeando en el viento», afirma Thomas Pike, responsable del equipo de sensores que han recogido el momento. «De hecho, el sonido parece venir de otro mundo, como efectivamente es el caso», afirma. Los investigadores de la misión han explicado que la baja densidad de la atmósfera marciana (1% de la atmósfera terrestre) cambia la percepción del viento, lo que se traduce en bajas frecuencias que son difíciles de captar. De hecho, el propio Pike lo describe como un «rugido lejano».

Por su parte, Bruce Banerdt, investigador principal de la misión InSight en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, afirma: «Grabar este audio ha sido un regalo no planificado. Aunque una de las cosas que nuestra misión está dedicada es medir el movimiento en Marte y naturalmente eso incluye el movimiento causado por las ondas de sonido».

Sin embargo, la NASA ha tenido que limpiar el audio y elevar su volumen dos octavas para que lo pueda percibir el oído humano. Además, recomiendan escucharlo con auriculares.

No es la primera vez, aunque sí la más audible

No se trata del primer sonido que nos llega desde Marte. En 1976, el tren de aterrizaje de las sondas gemelas Viking 1 y 2 también capturaron el viento marciano en sus sismómetros, pero los archivos eran de baja calidad y registraron frecuencias que no permitían que el oído humano escuchara sonidos.

De momento, la sonda InSight, que aterrizó el pasado InSight aterrizó el 26 de noviembre, sigue enviando información. Hasta la fecha, se han recibido imágenes de su entorno inmediato, donde se puede observar con mucha nitidez el ambiente que rodeará la misión en los próximos 2 años. Sin embargo, el mayor grueso de información llegará en dos o tes meses, cuando el brazo articulado despliegue el sismómetro y una sonda taladradora que tomará el pulso del interior del planeta marciano.