Joseph Altman

Los «padres» de la regeneración cerebral, Premio Príncipe de Asturias de Investigación

Los neurobiólogos Arturo Álvarez Buylla (mexicano e hijo de españoles), Joseph Altman (estadounidense) y Giacomo Rizzolatti (italiano) obtienen el galardón

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los neurobiólogos Arturo Álvarez Buylla, Joseph Altman y Giacomo Rizzolatti son los premios Príncipe de Asturias de Investigación y Tecnología de 2011. El premio es un reconocimiento a la labor que estos tres investigadores han realizado en regeneración cerebral. Sus trabajos han sido revolucionarios y han provocado la caída de uno de los grandes dogmas de la biología, el que afirmaba que estamos sometidos a una continua destrucción de neuronas que nunca recuperaremos. Estos descubrimientos han abierto una puerta a la esperanza para combatir los daños producidos por lesiones cerebrales y enfermedades neurodegenerativas como el párkinson o el alzhéimer.

Hoy sabemos que las neuronas, las células del sistema nervioso, se renuevan de forma constante en el cerebro adulto. El primero en apuntar en esta dirección fue el estadounidense Joseph Altman en los años 60, aunque sus resultados fueron ignorados en gran medida por revolucionarios. Altman inició estos trabajos en Estados Unidos, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y prosiguió en la Universidad de Purdue. Hoy está retirado.

Arturo Álvarez-Buylla siguió las pistas de la regeneración cerebral y centró su interés en este campo. Director del Laboratorio de Neurogénesis de la Universidad de California, en San Francisco, entre otros grandes avances, fue el primero en demostrar la existencia de células madre en cerebros adultos humanos. Era la confirmación de que la sustitución de células nerviosas no era imposible. Además de estudiar el funcionamiento de las neuronas recién formadas, es un experto en los mecanismos de nacimiento, migración y diferenciación en el cerebro joven y adulto. Álvarez-Buylla nació en México y es hijo de exiliados españoles. Con raíces profundas en España, mantiene una intensa colaboración con investigadores españoles como el valenciano José Manuel García Verdugo.

El tercer premiado es Giacomo Rizzolatti, de la Universidad de Parma (Italia), el descubridor de las “neuronas espejo”. El sistema de espejo permite hacer propias las acciones, sensaciones y emociones de los demás. La primera pista de su existencia se encontró en primates. El equipo de Rizzolatti comprobó cómo este curioso grupo de células cerebrales no sólo se iluminaban cuando el animal hacía una tarea o movimientos sino que al ver cómo lo hacían otros también se activaban. Este hallazgo es mucho más que una curiosidad científica y abre un campo apasionante al mundo de la psicología.