¿Por qué los pasajeros del Titanic se comportaron como héroes?
Pasajeros en la cubierta del Titanic / ABC

¿Por qué los pasajeros del Titanic se comportaron como héroes?

JUDITH DE JORGE | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En la noche del 14 de abril de 1912, el colosal Titanic chocó contra un iceberg en el Atlántico Norte y se fue a pique, con el resultado de 1.517 muertos. Tres años más tarde, el 7 de mayo de 1915, otro lujoso barco británico, el Lusitania, fue torpedeado por un submarino germano durante la I Guerra Mundial. El trágico final fue muy parecido: se hundió llevándose consigo 1.198 almas. Dos escenarios similares, dos barcos con parecidos recursos de socorro, un porcentaje similar de supervivientes y unos pasajeros de las mismas características socioeconómicas y demográficas. Los capitanes de los dos buques habían ordenado eso de «mujeres y niños primero». Sin embargo, el comportamiento de tripulación y pasajeros fue extremadamente distinto en cada caso. En el Titanic, se impusieron normas socialesy se hizo lo posible por poner a salvo a los más débiles. Algunos se abocaron a una muerte segura porque se mantuvieron a bordo hasta el último momento permitiendo que otras personas ocuparan los escasos botes. En el Lusitania, sin embargo, imperó el sálvese quien pueda. Esto se tradujo en algo muy curioso: mientras que en entre los supervivintes del Titanic se contaban muchas criaturas, mujeres y adultos acompañados de menores -los hombres que viajaban sin descendencia fueron los más sacrificados-, en el Lusitania la mayoría de los que se salvaron tenían entre 16 y 35 años, posiblemente los más vigorosos, capaces de imponerse a codazos y de aguantar con fuerzas sobre un bote. ¿Por qué se reaccionó de forma tan distinta si la situación era la misma? Los instintos no se manifestaron igual.

Investigadores de la Universidad de Tecnología Queensland en Australia y de la Universidad de Zurich creen tener la respuesta: el tiempo de hundimiento. Según publican en la revista Proceedings of National Academy Sciences (PNAS), la presión de tiempo fue crucial para explicar los comportamientos en condiciones de vida y muerte. El Lusitana se hundió en 18 minutos, creando una situación a corto plazo en la que los impulsos dominaron el comportamiento. El Titanic, por el contrario, se hundió lentamente, tardó dos horas y 40 minutos en irse a pique, lo que permitió un tiempo para meditar y que se aceptaran unas pautas sociales.

Objeto de ataque

Para los investigadores también juegan otros factores. Por ejemplo, los pasajeros del Lusitania sabían que podían ser objeto de ataque. Los periódicos habían advertido de que cualquier barco de bandera británica estaba en el punto de mira de los alemanes y podía acabar hecho añicos, así que los pasajeros navegaban bajo su propio riesgo. Por el otro lado, el Lusitania era civil, no un buque de guerra, y se había presentado como un barco tan veloz que podía esquivar los torpedos enemigos. Además, transportaba a un buen número de americanos neutrales, lo que suponía una garantía de seguridad.

La probabilidad de que los viajeros del Lusitana conocieran la catástrofe del Titanic tampoco debe ser excluida. Tenían la experiencia aprendida, sabían que podían no ser rescatados en última instancia -los primeros confiaron de forma inocente- y eso les llevó a adaptar su comportamiento de una forma más egoista y a autopreservar la vida por encima de todo, como dicta la tradicional teoría racionalista del homo economicus. En esas situaciones, «el contrato social se tira y cada hombre intenta salvar su propia vida a cualquier precio».

El estudio señala la importancia del tiempo para adoptar un comportamieto u otro. La adherencia a normas sociales requiere tiempo para manifestarse. Si éste no existe, prevalece la lucha por la supervivencia. Para los científicos, conocer el comportamietno humano en condiciones extremas proporciona una idea de cómo puede variar esa respuesta, dependiendo de las diferentes condiciones externas.