Se usarán satélites inteligentes, enormes antenas y láseres para transmitir datos por el cosmos
Se usarán satélites inteligentes, enormes antenas y láseres para transmitir datos por el cosmos - jaime garcía

«Enviaremos vídeos en "streaming" desde Marte en 2025»

Bradi Younes, responsable de comunicaciones espaciales en la NASA, habla acerca de la misión «New Horizons» y los próximos retos a los que se enfrenta la agencia estadounidense

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En apenas un mes la sonda « New Horizons» dará otro de esos pequeños grandes pasos para la humanidad. Y es que no solo se trata de la nave espacial más rápida hasta la fecha, sino que el 14 de julio será la primera en explorar los confines del Sistema Solar. En concreto se espera que esta exploradora llegue a las proximidades de Plutón, a 4.700 millones de kilómetros de la Tierra. Allí se encontrará con el que se consideraba hasta hace poco como el planeta más lejano al Sol, pero que ahora apenas tiene la categoría de una roca en el cinturón de Kuiper, un anillo constituido por cuerpos de menor tamaño que los planetas. Y, una vez que se produzca este encuentro, la NASA espera recoger datos que sirvan para reconstruir el origen de nuestro «vecindario espacial».

«La tecnología que desarrollamos nunca se desperdicia»

Con el objetivo de hablar el escenario que abre esta misión y los retos que plantea, la Obra Social La Caixa y el Planetario de Madrid organizaron este martes la conferencia «Nuevos horizontes en la NASA», en la que participó Badri Younes, vice-administrador asociado para la Navegación y las Comunicaciones Espaciales de NASA. Este ingeniero es uno de los principales responsables de las comunicaciones espaciales de la agencia estadounidensey conoce el proceso de modernización de los satélites que la organización está llevando a cabo para aumentar el ancho de banda y poder transmitir más datos hacia y desde el espacio. Además, no dudó en destacar el papel de España en la misión «New Horizons».

-¿Diría que estamos ante un momento histórico?

Sí, definitivamente es un momento histórico. Estamos hablando de un largo viaje hasta llegar al planeta más alejado del Sol. Y todo con una nave bastante modesta, que pesa media tonelada, pero que ha aprovechado el impulso de la gravedad de Júpiter. Al final, cuando la sonda encuentre a Plutón después de nueve años de viaje, sus instrumentos permitirán obtener datos e imágenes en alta resolución del cuerpo, estudiar sus orígenes y comprender la naturaleza del cinturón de Kuiper.

-¿Se espera que los datos obtenidos sean similares a los de la sonda «Messenger»?

Sí, hasta cierto punto la «Messenger» tenía instrumentos similares a los de la «New Horizons» pero, aparte de eso, en esta misión contamos con cámaras de alta resolución. Hasta el momento, la última imagen que teníamos de Plutón es la obtenida con el telescopio «Hubble». Acercarse lo máximo posible al planeta nos permitirá obtener imágenes de una resolución tan alta como las que tomamos desde el espacio de la propia Manhattan.

Y además, en esta ocasión no solo se explorará a Plutón, sino también a su mayor luna (Charon). La luna es tan grande que muchas personas creen que no se trata de un satélite. El conjunto estaría formado por dos « planetas» compañeros. En todo caso, el estudio de ambos nos dará una mejor idea acerca de la auténtica naturaleza de Plutón.

La sonda «New Horizons» y varios de sus sistemas (NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute)
La sonda «New Horizons» y varios de sus sistemas (NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute)

-¿Cuál será el final de la sonda? ¿Se perderá en el espacio? ¿Explorará otros cuerpos aparte de Plutón?

Sí, así es. Está en su trayectoria y no podemos cambiarla, porque va extremadamente rápido y costaría mucha energía variar su rumbo. Pero va a estudiar todo lo que quede a su paso, así que definitivamente el cinturón de Kuipert es un buen objetivo.

-Precisamente eso le iba a preguntar: ¿Cómo se ha logrado que se convierta en la nave más rápida?

Tiene que ver con las etapas del lanzamiento y con el aprovechamiento de las fuerzas gravitarorias de otros planetas. En concreto, en este caso se añadió una etapa extra para lanzarla en una dirección específica.

-¿Cuál ha sido la contribución de España en la «New Horizons»?

España gestiona una de las tres estaciones terrestres que dirigen la nave espacial, en Robledo de Chavela. Sin esas instalaciones no podríamos dirigir y controlar la sonda, y eso ya de por sí es una contribución muy importante. Pero además, allí se recogen parte de los datos procedentes de la sonda, por lo que se puede decir que en España hay una autopista al cielo para comunicarnos con la «New Horizons».

Badri Younes en un momento de la entrevista (Jaime García)
Badri Younes en un momento de la entrevista (Jaime García)

- Con esta misión, se habrá echado el primer «vistazo» a todos los cuerpos importantes del Sistema Solar. Después de esto, ¿cuáles son los próximos grandes objetivos de la NASA?

Cuando analicemos todos los datos que recoja la sonda, tendremos una idea más clara sobre la edad del Sistema Solar, así como sobre su origen y su formación. Pero después, trabajaremos con los que son en realidad nuestros auténticos nuevos horizontes, que son continuar con la exploración de Marte. De hecho, estamos centrando todas nuestras energías en llevar a los humanos hasta la superficie de Marte. Cosa que esperamos que ocurra en los años treinta de este siglo. Por eso, todas nuestras misiones robóticas están siendo desplegadas para ver si la vida puede sostenerse ahí, y así poder entender la meteorología de Marte y desarrollar la tecnología adecuada para la exploración humana.

-Como experto en navegación y comunicaciones de la NASA, ¿los sistemas de transmisión de datos están preparados para llegar a Marte?

Ahora mismo estamos limitados por la capacidad de transmisión de datos alrededor de este planeta. Pero para 2025 podemos prometer que enviaremos vídeos en «streaming» desde Marte.

Lo cierto es que estamos preparando el escenario para cuando el ser humano llegue a Marte. Tenemos que proporcionar todo lo necesario, no solo para recibir datos, sino para que no se sientan lejos de casa y podamos transmitir sus programas de televisión favoritos, comunicaciones por vídeo, etc (se ríe).

-La NASA tiene actualmente tres redes de comunicación en el espacio se pretende unificarlas en una sola. ¿Qué ventajas tiene esto y cuánto falta para conseguirlo?

En los últimos cincuenta y tantos años ha habido varias redes evolucionando en la NASA. En particular, hay tres redes principales, una para apoyar a las misiones en el espacio profundo («Deep Space Network», o DSN), otra para las proximidades de la Tierra («Near-Earth Network», o NEN) y una tercera, la «Space Network» (SN).

Permiten tomar imágenes, con ultravioletas, rayos X, etc, y hacer mediciones de cosas sobre el terreno en la Tierra, como el grosor del hielo, la presencia de agua, sequías y cosas así. Y estudian tendencias, que nos permitirán hacer estudios sobre nuestro planeta y hacer predicciones de meteorología, agricultura, crecimiento de bacterias, incluso estudiamos el movimiento de las corrientes oceánicas qué tipo de meteorología van a producir y cuán malo va a ser. Y esto lo hacemos desde el espacio, en vez de usar miles y miles de instrumentos para hacer estudios sobre el terreno.

Y nosotros confiamos en ondas de radio para hacer esto. Por eso la protección del espectro (de radiofrecuencia) es crítica. Porque la recepción de estos datos, suele ser muy débil y cualquier ruido puede hacer que nos resulte difícil observarlas. En esto es en lo que estamos trabajando.

-¿Cómo es posible comunicarse con una nave que está a millones de kilómetros y que viaja a una una enorme velocidad?

«Dependemos de enormes, enormes, antenas»

Una antena suele difundir su señal en todas direcciones, pero si coges una antena parabólica (dirigible) y enfocas su señal hacia un punto concreto, consigues un haz más potente. Y cuanto mayor sea la antena, más preciso y potente es este haz. Si la antena tiene 70 metros, el haz puede adquirir el grosor de un píxel. Así que toda esa energía que se dispersa alrededor, está ahora en un haz más focalizado, con lo que obtenemos una ganancia de datos enorme. Es como lo que pasa en una habitación llena de gente. Si quieres hablar con alguien, por muy alto que grites, si ya hay ruido en la habitación nadie te va a oír. Tienes que hacer una pantalla con las manos para que la voz llegue más lejos. Y cuanto más confines la energía en tu haz, más lejos puedes llegar. Así que dependemos de enormes, enormes, antenas. A veces incluso necesitamos combinar dos antenas.

-Una de las soluciones que se proponen para soportar el intenso flujo de datos desde el espacio es usar satélites inteligentes. ¿En qué consisten?

Estamos intentando crear satélites con muchas capacidades de procesamiento que recurran a procesos subcognitivos para poder adaptarse. El objetivo es escoger la ruta menos ocupada por el flujo de datos. Esto está evolucionando junto a otras cosas. Así que en el futuro habrá más capaciad de comunicación entre la tierra y el espacio.

-Hay personas que suelen criticar el gasto que hace la NASA en explorar el Sistema Solar, en desarrollar tecnologías muy potentes de aplicación no inmediata. ¿Qué les diría a esas personas que se preguntan en qué se invierte tanto dinero?

Evidentemente, la razón por la que tenemos agencias como la NASA, es porque los seres humanos queremos responder unas preguntas eternas: ¿quiénes somos? ¿Adónde vamos? ¿Estamos solos en el Universo?

Ahora bien, la tecnología que desarrollamos, y el dinero que gastamos en ello, no se desperdicia. Lo que producimos al final le llega al consumidor directamente. Cada uno de los materiales con los que se fabrican cosas, como un boli, viene de estudios relacionados con el espacio. Así que nuestra contribución al bienestar económico, ha sido tremenda. En aviación, en automoción, en sistemas de radares, en sensores para buscar a personas enterradas bajo los escombros en catástrofes… Todo eso viene de la investigación de agencias espaciales como la NASA.

El problema es que el 99% de los beneficios son cosas que no se ven pero que sí que afectan a la vida de las personas. Una institución de investigación como la nuestra invierte en innovación y en nuevas capacidadades que luego se pueden usar para multitud de propósitos. Además, cada descubrimiento tecnológico que hacemos, es comercializado. ¡Tú no tendrías tu teléfono móvil si no hubiera sido por la investigación espacial! ¡O la tecnología GPS! ¿O es que no te gustaría llegar de aquí a Australia en dos horas? Pues esa es la tecnología en la que estamos trabajando (se ríe).

La verdad es que no me imagino cómo podríamos vivir sin invertir en tecnologías que ayudasen a la humanidad en su conjunto. ¿En qué tecnologías invertiríamos si no?