Gatos en una caja
Gatos en una caja - Archivo

¿Por qué a los gatos les vuelve locos meterse en una caja?

La pasión de los mininos por esconderse en cualquier caja de cartón tiene una explicación, según un nuevo estudio

Actualizado:

Si es usted el dueño de un gato lo habrá comprobado en más de una ocasión. Llega de compras con un paquete o le acaban de traer un electrodoméstico a casa y ni siquiera le dará tiempo a quitar el envoltorio de la caja y deshacerse del relleno de espuma, que el minino ya habrá intentado meterse dentro. Nada apasiona más a un gato que una caja, no importa el tamaño, es como lanzarle un palo a un perro. Pero, ¿a qué se debe esta manía que raya en la obsesión? ¿Por qué se sienten tan felices entre cuatro paredes de cartón? Muchos pensarán que se trata de un juego, pero hay mucho más.

Investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Utrech se han interesado por el fenómeno, tan propio de los vídeos graciosos de YouTube, y han llegado a la conclusión de que esconderse en una caja reduce el estrés de los gatos, al menos a corto plazo. Los científicos lo han estudiado en refugios para gatos, lugares donde los niveles de estrés de estos animales domésticos pueden dispararse.

Los investigadores, que han publicado sus conclusiones en la revista Applied Animal Behaviour Science, evaluaron el efecto de esconderse en una caja en los niveles de estrés de los gatos recién llegados a un refugio de animales holandés. Diez gatos tenían una caja, nueve no. El equipo encontró una diferencia significativa entre los dos grupos en los días de observación 3 y 4. Los gatos con caja fueron capaces de recuperarse más rápidamente en su nuevo entorno.

Póngala en casa

Claudia Vinke, una de los autores del artículo, explica a la revista Wired que ocultarse es «una estrategia de comportamiento» para hacer frente a «los cambios ambientales y los factores de estrés». Los gatos se benefician de la capacidad de ocultarse cuando están estresados, por lo que los investigadores recomiendan a los responsables de los refugios que coloquen a las mascotas una caja de cartón o incluso de plástico, más robustas y que pueden ser limpiadas, disponibles en el mercado. Es algo que los amantes de los gatos también pueden hacer en sus propias casas.

Las cajas no son los únicos escondites que atraen a los gatos: los cuencos, los lavabos del baño y otros receptáculos acogedores también pueden funcionar. Nuestros amigos felinos no solo buscan confort psicológico, también calor. Y el cartón puede ser un buen aislante.