Adiós al mito de la memoria de pez
Un cíclido africano - Erica Ingraham

Adiós al mito de la memoria de pez

Los peces son capaces de recordar lugares y situaciones durante al menos doce días y no solo unos segundos, como se creía hasta ahora

Actualizado:

«Dory», el entrañable personaje de la película de animación «Buscando a Nemo» se caracterizaba por su mala memoria. Encarnaba lo que popularmente se conoce como «memoria de pez», la creencia de que los peces apenas pueden recordar algo durante unos escasos 30 segundos. Sin embargo, científicos canadienses han demostrado que eso está lejos de ser cierto. En realidad, los peces pueden recordar lugares y situaciones hasta doce días después.

Los investigadores de la Universidad McEwan en Edmonton, (Alberta) estudiaron a los cíclidos africanos (Labidochromis caeruleus), una popular especie de acuario. Estos peces demuestran muchos comportamientos complejos, incluyendo la agresión, por lo que los científicos ya sospechaban que podrían ser capaces de tener una memoria avanzada.

En el experimento, cada pez fue entrenado para entrar en una zona particular del acuario donde recibía un premio de comida. Las sesiones de entrenamiento duraban veinte minutos. Después de tres días de capacitación, a los peces se les dio un período de descanso de doce días.

Pasado ese tiempo, los animales fueron reintroducidos en la misma situación y sus movimientos grabados con un software de seguimiento. El equipo encontró que los cíclidos mostraron una clara preferencia por el área asociada con la recompensa de comida, la parte superior del acuario, lo que sugiere que recordaron las experiencias anteriores durante la formación. Por otra parte, los peces fueron capaces de revertir esta asociación después de nuevas sesiones de entrenamiento en las que el premio de comida se asoció con un estímulo diferente.

Ventaja evolutiva

Para los peces que viven en estado salvaje, la capacidad para asociar lugares con la comida podría ser vital para la supervivencia. «Los peces que recuerdan dónde se encuentra la comida tienen una ventaja evolutiva sobre aquellos que no», afirma el científico principal, Trevor Hamilton, que ha narrado sus resultados en el Encuentro Anual de la Sociedad de Biología Experimental. «Si recuerdan que cierta área contiene los alimentos sin la amenaza de un depredador, serán capaces de volver a esa zona. Disminuciones en la disponibilidad de alimentos podrían promover la supervivencia de las especies que pueden recordar la ubicación de las fuentes de alimentos».

Los cíclidos silvestres tienen una dieta variada que incluye caracoles, pequeños peces, insectos y plantas. Se piensa que aprenden a asociar ubicaciones con su fuente preferida de alimentos. Ahora, los científicos estudian si la fuerza de los recuerdos de los peces se ve afectada por las condiciones ambientales o las drogas farmacológicas.

El investigador eligió los cíclidos para su estudio debido a que muchos dueños de estas mascotas los consideran muy inteligentes. Uno de ellos incluso le confesó que creía que el pez «veía la televisión con él».