El olor a cabra que las «enciende»
Las feromonas macho que ponen en marcha el sistema reproductivo femenino están en la piel de su cabeza - murata-current biology

El olor a cabra que las «enciende»

Científicos japoneses identifican un aroma cítrico en el macho cabrío que activa la reproducción de sus parejas

Actualizado:

Si ha pasado alguna vez cerca de un rebaño de cabras no será necesario describirle la fragancia tan peculiar que desprenden. Pero ese olor tan penetrante que ahuyenta a las narices más sensibles es en realidad un poderoso estimulante sexual, al menos, ese es su efecto entre las potenciales parejas de las cabras macho. Un grupo de investigadores japoneses ha identificado el componente exacto de ese «eau» de macho que «enciende» a las cabras. Se trata de un ingrediente con cierto aroma cítrico que conecta directamente con su cerebro y despierta el deseo reproductivo.

Es la primera vez que se descubre una feromona (sustancia química que el cuerpo emite y ejerce como elixir erótico) que activa el axis hipotalámico, una parte esencial del sistema neuroendocrino que controla las reacciones al estrés y también otros procesos del organismo como son la digestión y la conducta sexual. Los detalles se publican en la revista «Current Biology».

¿En otros mamíferos?

Aunque este estudio solo se ha hecho en cabras, los investigadores de la Universidad de Tokio (Japón) creen que su hallazgo podría ampliarse a otros tipos de ganado e incluso a los seres humanos porque la acción y la estructura del centro reproductivo del cerebro de los mamíferos reúne características similares.

Ya se sabía que en el pelo de los machos, y no en la orina, es donde se mostraba más actividad de las feromonas. Pero había una feromona específica principal que aún permanecía sin identificar. Esta es la que dispararía todo el engranaje físico necesario para que el organismo femenino se preparara para ovular y conseguir que el acto reproductivo tuviera éxito y hubiera concepción. Más allá de los feromonas que facilitan la copulación.

En el pelo de la cabeza de los machos

En la búsqueda de esta hormona reproductiva encontraron que se sintetizaba sobre todo en la piel de la cabeza. El equipo de Yukari Takeuchi diseñó una especie de gorras a medida para recoger el aroma y después de tenerlos durante una semana en ejemplares machos, hembras y machos castrados, analizaron químicamente los compuestos aromáticos.

El análisis reveló varios compuestos específicos para los machos no castrados. Entre ellos identificaron uno en particular (4 ethiloctanal) con poder para activar una hormona liberadora de gonadotropinas en el cerebro femenino que regula el sistema endocrino reproductivo. Para demostrar el efecto, recurrieron a una prueba de electrofisiología que permitía medir en tiempo real el efecto que tenía el compuesto químico en los cerebros de las cabras.

Los investigadores japoneses ven este hallazgo una nueva estrategia para mejorar la actividad reproductora.