Los juegos de «Brain Training» mejoran la memoria, pero no la inteligencia
Estos programas de entrenamiento cerebral pueden fortalecer la memoria operativa, pero no aportan beneficios sobre la inteligencia - Archivo

Los juegos de «Brain Training» mejoran la memoria, pero no la inteligencia

Una nueva investigación niega que estos ejercicios aumenten nuestra capacidad para razonar y solucionar problemas, aunque admite que los más complejos nos ayudan a mantener información en la mente

abc.es
Actualizado:

Los juegos, aplicaciones y sitios web de juegos tipo «Brain Training» (entrenamiento cerebral) son muy populares. Es fácil adivinar por qué. Al fin y al cabo, ¿quién no quiere dar un impulso a sus capacidades mentales? La cuestión es si realmente es útil pasar un rato buscando soluciones a operaciones matemáticas o adivinando diferencias entre figuras en una pantalla. Una nueva investigación sugiere que sí, pero según cuál sea nuestro objetivo. Estos programas de entrenamiento cerebral pueden fortalecer la memoria operativa, la capacidad de retener información en la mente, pero no aportan ningún beneficio a la hora de mejorar la inteligencia que ayuda a razonar y solucionar problemas. Los hallazgos aparecen publicados en la revista Psychological Science, de la Asociación de Ciencia Psicológica de EE.UU.

«Es difícil pasar mucho tiempo en internet sin ver un anuncio de un sitio web que prometa entrenar su cerebro, fijar su atención y aumentar su cociente intelectual», afirma Randall Engle, del Instituto de Tecnología de Georgia (Atlanta, EE.UU.) y principal autor del estudio. «Estas afirmaciones son especialmente atractivas para los padres de niños que tienen dificultades en la escuela».

Según Engle, estas afirmaciones se basan en pruebas que muestran una fuerte correlación entre la capacidad de memoria de trabajo o memoria operativa, que hace referencia a nuestra capacidad para mantener información en la mente o de forma rápidamente recuperable, y la inteligencia fluida general, la capacidad para inferir relaciones, hacer un razonamiento complejo y resolver nuevos problemas.

La correlación entre la memoria operativa y la inteligencia fluida ha llevado a algunos a suponer que el aumento de la primera debe conducir a un aumento de la segunda, pero Engle no lo cree así. Para comprender mejor la relación entre estos dos aspectos de la cognición, Engle y sus colaboradores pidieron a 55 universitarios que durante 20 días se entrenaran en ciertas tareas cognitivas. Si mejoraban su rendimiento se les pagaba un extra.

Los alumnos se dividieron en dos grupos experimentales. Los de un grupo realizaron ejercicios complejos y los del otro, ejercicios simples. Los resultados fueron claros: Solo los estudiantes que se entrenaron en tareas complejas mejoraron su memoria operativa. Ninguno de los grupos aumentó su inteligencia fluida.

«Durante más de 100 años, los psicólogos han argumentado que la capacidad de memoria general no se puede mejorar», apunta Tyler Harrison, autor principal del artículo. «Así que nos quedamos sorprendidos al ver pruebas de que la memoria de trabajo se puede mejorar con el entrenamiento en tareas complejas».

Múltiples tareas

Los estudiantes mejoraron en su capacidad para actualizar y mantener la información relacionada con múltiples tareas mientras las alternaban, lo que podría tener importantes consecuencias para la multitarea en el complejo mundo moderno. «Sobre todo afecta a las personas que tienen que hacer múltiples tareas o cambiar rápidamente entre tareas complejas, como conducir y hablar por un teléfono móvil, alternar entre conversaciones con dos personas distintas, o preparar la cena y ocuparse de un niño que llora».

Sin embargo, estos beneficios no se transfieren a la inteligencia fluida. Los investigadores creen que están correlacionandas, pero no son lo mismo. «La altura y el peso en los seres humanos también están fuertemente relacionados, pero pocas personas razonables darían por hecho que la altura y el peso son la misma variable», explica Engle. «Si así fuera, el aumento de peso te haría más alto y bajar de peso te haría más bajo: los que ganan y pierden peso periódicamente pueden atestiguar que eso no es cierto», dice son sorna.