María Victoria Álvarez, expareja de Jordi Pujol Ferrusola, en una imagen de archivo - EFE

La exnovia de Pujol Ferrusola: «Siempre llevaba encima 10.000 euros en efectivo en un sobre»

María Victoria Álvarez denuncia que la madre ingresó a su expareja 400.000 euros y que «funcionaban con prepotencia porque lo tenían todo atado»

Actualizado:

La exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, ha criticado el cinismo del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, por pedir que le dejen en paz tras sus declaraciones en Queralbs (Girona) cuando, a su juicio, ha dejado a toda la sociedad «temblando» tras confesar que tenía dinero sin regularizar en cuentas en el extranjero.

En una entrevista de Europa Press, Álvarez –que ha denunciado ante la Audiencia Nacional presuntas irregularidades del primogénito del expresidente– ha considerado que Pujol padre no tiene «desconocimiento del todo» de los negocios de sus hijos, porque «siempre ha sido una familia muy unida».

Asimismo, ha señalado que el primogénito de los Pujol tenía «mucha relación» con su madre, Marta Ferrusola; tanta que, según Álvarez, un día escuchó una conversación en la que la madre le dijo: «Ya tienes el dinero donde tiene que estar. Los 400.000 euros», ha relatado.

Con prepotencia y sin reparos

«Han funcionado con mucha prepotencia porque tenían todo muy bien 'atadito'. Es un entramado societario importante. No estamos hablando de gente que vendía tomates y ahora está montando esto. Son gente preparada que sabe cómo funcionan las cosas», ha denunciado.

Además, ha comentado que cuando mantenía una relación con el hijo del expresidente su nivel de vida era «a todo lujo». «Llevaba encima entre 6.000 y 10.000 euros en efectivo en un sobre» y tenía, entre otros vehículos un Lamborghini, un Porsche, un Ferrari y otros coches de carreras.

Preguntada sobre si pudiera haber más miembros de CiU que conocieran las presuntas irregularidades cometidas por la familia Pujol, sólo ha indicado que el hermano del conseller Felip Puig «compartía despacho con Jordi Pujol Ferrusola, y no para compartir gastos» y que al presidente, Artur Mas, «le llegó la información» que ella misma dejó en la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), donde prestó declaración en varias ocasiones.

Por último, ha confesado que se siente «espiada», ha asegurado que tiene el teléfono pinchado y que en alguna ocasión han entrado en su domicilio.