tribuna abierta

El PP debe abrir los ojos

Sería bueno que los partidos que se oponen a la celebración de la consulta abrieran los ojos

Actualizado:

De las interpretaciones que se hacen de los resultados de las elecciones europeas del domingo, hay una en Catalunya que es incuestionable: la mayoría de los catalanes quiere ejercer su derecho a decidir en la consulta del 9 de Noviembre. Así lo indica la suma de votos de los partidos proconsulta.

Y especialmente relevante es la implicación de Catalunya con Europa que demuestra el aumento de participación respecto a las europeas de 2009, casi el 11%. Demuestra que Catalunya quiere seguir en la UE, porque el europeísmo forma parte de la idiosincrasia del catalanismo político.

Sería bueno que los partidos que se oponen a la celebración de la consulta abrieran los ojos. El PP ha perdido la mitad de su electorado y el batacazo del PSC ha sido demoledor. Conviene además que el PP y el PSOE abandonen su inmovilismo y escuchen la voz de la sociedad catalana. El gobierno del PP no puede seguir ignorándola. Ha perdido con su inmovilismo y con sus políticas erráticas más de 2,5 millones de votos. Ciertamente, ha ganado -nuestra sincera felicitación-, pero debe ser consciente que su victoria la ha conseguido con un coste desmesurado.

En CiU somos más modestos. Hemos mantenido el porcentaje de hace cinco años pero 106.908 votantes más han apoyado nuestra federación y nos han permitido revalidar los dos eurodiputados. No hemos ganado, que era nuestro objetivo, y por lo tanto no podemos estar plenamente satisfechos ya que hemos quedado ligeramente por detrás de ERC, un partido que no sufre el evidente desgaste que comporta gobernar en tiempos de crisis cuando hay que tomar decisiones difíciles e impopulares.

Se ha visto en toda Europa donde los gobiernos han sido penalizados por el electorado, y lo hemos visto también en Catalunya cuando a la crisi y a la pésima gestión del tripartito se ha sumado la voluntad del gobierno del PP de asfixiar económicamente la Generalitat. Gobernar y afrontar la crisis con el objetivo de reducir los efectos sobre los ciudadanos castigados por el paro -esta es nuestra prioridad- tiene un coste que alguna fuerza políticas no han querido compartir evidentemente para evitar el desgaste.

Josep M. Pelegrí es secretario general de UDC.