Economía

Economía

Los controladores ceden a la presión y no harán huelga en agosto

El colecctivo alega que no quiere perjudicar al sector turístico y AENA anuncia que el diálogo se retomará hoy mismo a las cinco de la tarde

Día 11/08/2010 - 11.20h
Las nubes que amenazaban con desencadenar una tormenta de consecuencias devastadoras en los aeropuertos españoles en las próximas semanas, finalmente darán paso a una soleada segunda quincena del mes de agosto, después de que el comité ejecutivo de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) decidiera ayer «no ejercer el derecho legal de durante el mes de agosto».
EFE
César Cabo, portavoz de los controladores, antes de entrar a la reunión.
Esta decisión, tomada por unanimidad y anunciada por el secretario de Comunicación de USCA, César Cabo, responde a las peticiones realizadas desde el sector turístico y las compañías aéreas y supone, según Cabo, un «ejercicio de responsabilidad», ya que el colectivo al que representa «no quiere perjudicar a nadie».
Horas antes de la reunión, el portavoz sindical había reconocido que la falta de concreción de la huelga generaba «una incertidumbre que hay que solucionar cuanto antes». De hecho, la reunión del comité ejecutivo estaba prevista para mañana, pero los llamamientos de hoteleros, líneas aéreas, agencias de viajes, AENA, Fomento e, incluso, de los propios viajeros, llevaron a los controladores a adelantar dos días la toma de una decisión que, de momento, despeja la incertidumbre que pesaba sobre la segunda mitad de agosto y reactiva de forma inmediata las negociaciones del segundo convenio colectivo del sector, rotas desde la noche del pasado viernes.
En este sentido, Cabo, que horas antes de iniciar la reunión había insistido en que el único objetivo de los controladores es «acabar de una vez por todas con esta situación y firmar un convenio colectivo digno», aseguró que están dispuestos a volver a la mesa de negociación con AENA «ya mismo». El presidente del gestor aeroportuario, Juan Ignacio Lema, no dudó en recoger el guante lanzado por USCA y, en una rueda de prensa en la que valoró la decisión tomada por los controladores, anunció que las negociaciones se retomarán a las cinco de esta misma tarde.
A por un «acuerdo global»
Lema, que consideró «positiva» la retirada momentánea de la amenaza de la huelga, aunque reconoció que le habría gustado una cancelación definitiva, explicó que el punto de arranque de la negociación serán los seis o siete puntos en los que el consenso entre las partes era casi total antes de la ruptura de las conversaciones, el pasado viernes. A partir de ahí, AENA buscará, según su presidente, «un acuerdo global que acabe con el conflicto y que desemboque en la firma del convenio colectivo».
Por este motivo, se mostró «esperanzado» en que la tanda de reuniones que comienza esta tarde sea definitiva para llegar a un consenso que ponga fin al conflicto, por lo que pidió a los responsables de USCA un esfuerzo para lograrlo. En caso de que no fuera posible alcanzar el acuerdo, recordó que la propuesta de acudir a un arbitraje «voluntario e independiente» para resolver las discrepancias existentes sobre jornada y retribuciones, principales puntos de las reclamaciones de los controladores en los que la mesa negociadora no había logrado avances significativos, seguirá sobre la mesa.
En cualquier caso, Juan Ignacio Lema reiteró la imposibilidad de acceder a la petición de los controladores de reducir las horas laborales anuales —actualmente fijadas en 1.670— hasta las 1.300, manteniendo la oferta salarial en una media de 200.000 euros anuales, ya que «los salarios, la jornada y la productividad, van unidos». El responsable de AENA recordó también que los controladores españoles perciben una retribución por encima de la media europea, mientras que su horario se sitúa al mismo nivel que sus homólogos comunitarios.
Lema defendió que el ente que dirige siempre ha mostrado una «clara voluntad» de alcanzar un acuerdo y reiteró que «la huelga es el escenario menos deseable», ya que es imposible negociar «bajo su amenaza».
«Actitud constructiva»
César Cabo, aseguró que en la decisión de retirar la amenaza de huelga habían pesado las palabras del presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quién había pedido a los controladores que tomaran una decisión «cuanto antes» y que «esa decisión fuera desconvocar la huelga», informa Almudena Martínez-Fornés. Durante su visita al Rey Don Juan Carlos en el Palacio de Marivent, Rodríguez Zapatero pidió «responsabilidad» a los miembros de este colectivo, ya que «la hipotética huelga genera incertidumbre, no produce más que efectos negativos y no es una actitud constructiva».
Por su parte, el director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés), Giovanni Bisignani, había solicitado a las dos partes en conflicto la toma de «todas las medidas necesarias» para evitar la huelga y recomendó a los controladores que aceptaran la oferta de AENA de acudir a un proceso de arbitraje.
Según Bisignani, «con un 20% de desempleo», la economía española «es débil y no puede afrontar los efectos devastadores de una huelga de controladores aéreos especialmente en el sector turístico». Por ello, el directivo de IATA insistió en que los controladores debían aceptar el arbitraje para «restablecer la confianza de los pasajeros» que, ante la incertidumbre generada por el anuncio de una posible huelga «están cambiando sus planes de viaje para evitar usar el espacio aéreo español».

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.