La preocupación por la limpieza también se encuentra entre las cuestiones más habituales
La preocupación por la limpieza también se encuentra entre las cuestiones más habituales - FLICKR

Seis preguntas vergonzosas sobre los hoteles que todos nos hemos hecho alguna vez

Actualizado:

A día de hoy es raro encontrar a alguien que, en algún momento de su vida, no haya pasado una noche en un hotel o en un hostal. Y tampoco son pocos a los que, al observar el funcionamiento del mismo, les surgen una serie de dudas recurrentes: ¿Puedo llevarme el jabón? ¿Han limpiado mi habitación bien?

En un intento de solventar todas estas cuestiones, la versión digital del «Daily Mail» ha contactado con Jacob Tomsky –uno de los gerentes de hoteles más reconocidos del sector-. Éste ha respondido a las intrigas más recurrentes y ha ofrecido a los lectores una serie de consejos para salir de la habitación con algún que otro suvenir más caro que el gel de ducha.

1-¿Qué puedo «robar» en un hotel?

Según Jacob Tomsky, los objetos que suelen ser sustraídos de forma más usual por los clientes son las toallas y los artículos de tocador (gel de ducha, champú, esponjas etc.). Sin embargo, el gerente también ha señalado al diario británico que existen personas que llevan estos pequeños robos demasiado lejos, pues afanan desde fundas de edredón, hasta las papeleras.

«Algunos roban hasta los controles remotos universales de las televisiones. Les vale cualquier cosa que no esté clavada», señala en declaraciones recogidas por el «Daily Mail».

2-¿Qué tiene que poner a mi disposición un hotel?

En palabras del experto, los hoteles de mayor calidad ofrecen todo tipo de objetos entre los que se incluyen zapatillas de andar por casa, rodillos para eliminar la pelusa o maquinillas de afeitar. Sin embargo, no suelen dejarlos en la habitación y esperan a que el cliente los solicite. En muchos casos, para evitar que la gente los robe sin ser vistos.

Tomsky es uno de los que aconmseja que sean los inquilinos los que soliciten estos objetos, pues conoce bien qué suelen hacer los clientes para robar cosas sin ser descubiertos: «La clave para llevárte las cosas sin levantar sospechas es que, si entras y ves por ejemplo una bata recién lavada, la metas en tu equipaje, llames a recepción y digas que no te han dejado ninguna. El personal te traerá otra y no revisarán tu maleta».

3-¿Se percatará el hotel si no pago una bebida del minibar?

«El minibar es el sistema que más fallos da a un hotel. El error humano, el exceso de existencias o la imposibilidad de revisar constantemente si alguien ha bebido algo o no hace que sea muy sencillo no pagar lo que se consume. Además, los artículos se compran a granel, por lo que al hotel le cuesta mucho llevar la cuenta y está más preocupado por otras cosas que por saber si te has comido una chocolatina y no la has pagado», señala Tomsky.

4-¿Cómo se si han limpiado mi habitación bien?¿Cuánto se tarda en limpiar una habitación?

En palabras del gerente, el tiempo total que se tarda en limpiar una habitación depende de lo grande que sea, aunque suele rondar los tres cuartos de hora. Con todo, aconseja tener cuidado con objetos que no se friegan a diario, sino una vez al año (un ejemplo son las alfombras y las cortinas) o los que no suelen ser fregados nunca (principalmente los mandos a distancia o los pomos del minibar)

5-¿Qué se hace con el rollo de papel higiénico a medio terminar que sobra en el baño?

Esta pregunta es, según Tomsky, una de las más difíciles de responder. Y es que, algunos encargados se limitan a dejarlo en el baño para que lo use el siguiente cliente y, por otro lado, otros lo recogen y lo guardan para que sea aprovechado por el servicio de limpieza del hotel (y así entregar uno nuevo al inquilino).

6-¿Cuánto gasta un hotel al año en artículos de tocador?

A pesar de que la respuesta a esta pregunta depende de la cantidad de habitaciones que tenga el hotel y los servicios que ofrezca, Tomsky determina que la cantidad suele rondar los 18 millones y medio de euros. «Por lo general, el pedido lo realiza el jefe de limpieza en base a la oferta actual y al uso medio que se ha hecho de ellos en los últimos años. Se suelen pedir más en invierno porque la gente se da duchas más largas y usa más productos», determina el experto.