Sociedad

El hielo del Ártico tras el verano supera en un 50% al del pasado año

Se recupera tras el mínimo histórico de 2012, pero los científicos avisan que seguirá la tendencia negativa de las últimas décadas

araceli acosta - Actualizado: Guardado en: Sociedad

El hielo marino del Ártico parece haber alcanzado su extensión mínima para este año, siendo la sexta más reducida desde que comenzaron las mediciones por satélite en 1979. Aunque esta extensión mínima está por encima de la de los tres últimos años, sigue la tendencia negativa observada en los últimos treinta años al final del verano. La explicación para que este año la extensión a final del verano no haya caído a los niveles de los dos años anteriores habría que buscarla en que las temperaturas durante el verano fueron relativamente más frías.

Según los datos divulgados por el Centro Nacional para la Nieve y el Hielo (NSIDC, en sus siglas en inglés), la extensión mínima se alcanzó el pasado día 13 de septiembre, con una superficie de 5,10 millones de kilómetros cuadrados. A partir de ese día las señales parecen indicar que el hielo marino ha comenzado su ciclo anual de crecimiento en respuesta al frío del otoño. La extensión mínima se ha alcanzado dos días antes que la media entre 1981 y 2010, que era el 15 de septiembre.

No obstante, este mínimo anual supera en 1,69 millones de kilómetros cuadrados al récord en la extensión mínima de hielo marino que se alcanzó el 16 de septiembre de 2012, lo que supone casi un 50% más de hielo. Con todo, a pesar de que el deshielo se ha contenido, los científicos no consideran que esto sea una recuperación. Incluso con las condiciones menos favorables para la pérdida de hielo, la extensión mínima de este año es 1,12 millones de kilómetros cuadrados menor que la media 1981-2000. Además, en el Ártico predomina ahora un hielo joven y fino, que es más vulnerable al deshielo estacional, por lo que se espera que el declive de su extensión a final del verano continúe en los próximos años.

Descenso del 12% por década

El dato de este año está en línea con la tendencia a la baja que se viene produciendo desde finales de la década de los 70, con un descenso por década de alrededor del 12% en la extensión del hielo marino, una disminución que se ha acelerado a partir de 2007. La recuperación producida este año tras el récord de 2012 no rompe la tendencia a la baja al tiempo que no ha supuesto una sorpresa para los científicos.

Walt Meier, glaciólogo del Goddard Space Fligt center de la NASA, ha explicado que «se esperaba que este año sería más alto que el año pasado». «Siempre hay una tendencia a tener un repunte después de un descenso extremo. En nuestros datos de satélite el hielo marino en el Ártico nunca ha establecido mínimos históricos en años consecutivos».

Toda la actualidad en portada

comentarios