Noticias

Los peligros de cenar tarde

Día 18/02/2014 - 23.43h
Temas relacionados

En España es más que habitual realizar la última comida del día a partir de las 22 horas. ¿Puede esto tener consecuencias negativas para nuestra salud?

Los peligros de cenar tarde

Lo dice «The New York Times». España es el país donde se cena a las 22.00 horas y en el que se trabaja desde por la mañana hasta por la noche, eso sí, con un considerable descanso entre ambos periodos. Que los españoles somos de acostarnos tarde supone poca novedad: si te gusta cenar al tiempo que ves tu serie de televisión favorita deberás esperar, como mínimo, hasta por lo menos las 22.30 horas, que es cuando dan comienzo la mayoría de las producciones que copan el «prime-time» televisivo. Con suerte, y si la televisión no determina tus horarios, lo más lógico es que las obligaciones laborales y familiares no te permitan hacer la última ingesta del día hasta las 21.00 horas.

¿Tiene alguna consecuencia negativa para nuestra salud esa costumbre tan española de cenar y acostarse? Un estudio publicado por «Circulation: Journal of the American Heart Association» demostraba hace escasos meses que los varones que cenan tarde acumulan hasta un 55% más de posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca. «Nuestro grupo de estudio ha pasado décadas estudiando los efectos de la calidad y la composición de la dieta, y ahora esta nueva información también sugiere que los hábitos alimentarios pueden ser importantes para reducir el riesgo de enfermedad coronaria», afirma Eric Rimm, Sc.D., autor principal y profesor asociado de Epidemiología y Nutrición de la Escuela de Salud Pública y profesor asociado de Medicina en la Harvard Medical School de Harvard.

En este sentido, el porcentaje de expertos que aconseja adelantar el horario de las ingestas como método para llevar un estilo de vida más saludable es ciertamente amplio. Es, por tanto, evidente que adaptar nuestro estilo de vida al huso horario británico generaría consecuencias favorables para nuestro cuerpo. En España, sin embargo, los irregulares horarios laborales hacen que en la mayoría de los casos sigamos acostumbrados a las ingestas tardías en lugar de guiarnos por los ciclos de luz y oscuridad naturales, tal y como ocurre en el resto de Europa.

«Entre tres y cinco horas antes»

Uno de los expertos que se muestra partidario de adelantar el horario de la cena es el archiconocido doctor Hiromi Shinya, autor del best seller «La enzima prodigiosa» y que recomienda cenar entre tres y cinco horas de ir a la cama. Lo que esto quiere decir es que si acostumbramos a acostarnos sobre las 00.00 horas deberíamos hacer la última ingesta del día entre las 19.00 y las 21.00 horas para no perjudicar al organismo.

En la misma línea se pronuncia Elisa Blázquez Blanco, responsable del departamento de Nutrición y Dietética de la Clínica Medicina Integrativa y autora del libro «La dieta integrativa» (Ediciones i) al afirmar que nuestros horarios y hábitos de vida condicionan en gran medida nuestra alimentación. La experta señala como condición indispensable para llevar una vida sana adaptar las comidas a nuestros ritmos biológicos, lo que nos hará «encontrarnos con más energía durante el día y dormir mejor durante la noche». Precisamente en este sentido la doctora menciona los hábitos socioculturales de los españoles que, en su opinión, deben ser modificados. «A veces, los horarios laborales que nos impone la sociedad son bastante desfavorables, pero siempre se puede cambiar algo. Para empezar, es importante desayunar abundantemente y de forma correcta así como cenar de forma ligera por la noche».

El sabio refranero español

La autora de «La dieta integrativa» menciona, además, aquel refrán que bien advierte a los españoles: «Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo» así como ese otro que dice que «de grandes cenas están las sepulturas llenas» o el de «come poco y temprano si quieres llegar a anciano». Como apunta la experta, «todos estos dichos hacen referencia a la idea de comer con mesura, especialmente durante la noche. Es de sentido común pensar que en la noche ya no necesitamos tener una ingesta de calorías elevada porque nuestros ritmos biológicos y nuestro sistema nervioso, hormonal y digestivo se preparan para descansar». Habrá que tirar de refranero, entonces.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:
Aprender a vivir
Unilever

Ofrecido por

¿Para qué son buenas las zanahorias?