Teleférico de Pintor Rosales
Teleférico de Pintor Rosales - JOSÉ RAMÓN LADRA

Carmena remunicipalizará el Teleférico a partir del 1 de enero de 2018

El Ayuntamiento pretende integrar el servicio en el abono transportes y ampliarlo con tres paradas más

Actualizado:

Medio siglo lleva en manos privadas el Teleférico de Madrid, de titularidad municipal, explotándose exclusivamente como un servicio de ocio. Pero a partir del 1 de enero de 2018 va a sufrir un cambio de dirección. Y no sólo en su recorrido. Será gestionado íntegramente por el Ayuntamiento, a través de la EMT, con el deseo de convertirlo en un medio de transporte más para los madrileños. La concesión del contrato a Parques Reunidos culmina el 30 de diciembre y Ahora Madrid va a municipalizar este servicio porque considera que está infrautilizado. Pretende explotar todo su potencial turístico e incrementar su uso como medio de transporte. Para ello, el equipo de Gobierno de Manuela Carmena tiene pensado transformar este icono incorporando nuevas paradas en el recorrido e integrando el uso de estas cabinas en el abono de transportes de la Comunidad de Madrid. Además, para fomentar los viajes en el sistema bicable, el Gobierno local también incrementaría el número de cabinas. Actualmente cuenta con 80 en circulación.

La alcaldesa de Madrid narra a ABC parte del plan. Inicialmente se incluiría una nueva estación intermedia en el actual recorrido de 2,4 kilómetros existentes entre el paseo de Pintor Rosales y la Casa de Campo, pero se tiene que definir el punto exacto. Está en estudio. El objetivo es que sirva de utilidad a los vecinos de la zona de uno u otro lado del río y tengan una alternativa más para no hacer uso del vehículo privado. «El proyecto para construir una parada más aún está muy tierno. Sería previsiblemente para desarrollarlo en una próxima legislatura», confió la regidora. Más adelante, se podría ampliar el cableado con nuevas estaciones hasta los barrios cercanos de Lago y Batán.

Tal y como se recoge en los Presupuestos de 2017, el Ayuntamiento percibe anualmente un canon de 8.775 euros por la explotación del Teleférico. Incluye la explotación del restaurante situado en la estación de la Casa de Campo. Desde Parques Reunidos no ofrecen información sobre las cifras que manejan, pero los cálculos apuntan a que es un chollo.

Un viaje: 4,20 euros

El precio del billete cuesta 4,20 euros el viaje de ida y 5,90, el de ida y vuelta. La tendencia de viajeros desde 2010 ha sido alcista. Según el anuario estadístico municipal de 2016 que aborda la temática cultural, el Teleférico registró 273.966 visitantes en 2010 y en 2015, último dato, alcanzó los 415.900 pasajeros, superando en visitas incluso al parque de animales Faunia, también dirigido por Parques Reunidos. Según esta última cifra, solo el transporte turístico reportaría a la entidad privada más de dos millones de euros en ingresos (si se contabiliza solo el billete de un viaje). Habría que añadir las cuentas que deja el restaurante-mirador de la Casa de Campo, que ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad desde su terraza.

Manuela Carmena sueña con unir así el centro de la ciudad con el distrito de Latina. Además, quiere que este medio de transporte se convierta en un gran punto de atracción turística mejorando la señalización e incluyendo más información en las oficinas de turismo municipales.

La recuperación del Teleférico se enmarca dentro del plan del Consistorio de revitalizar la Casa de Campo. Como ya explicó hace unas semanas el coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto, esperan además que el Gobierno regional declare Bien de Interés Cultural (BIC) al pulmón de Madrid para acometer diversas acciones que la pongan bien situada en el mapa madrileño.

Inaugurado en 1969

El Teleférico, inaugurado por el alcalde Arias Navarro y su esposa el 20 de junio de 1969, tiene una capacidad máxima de 1.200 pasajeros por hora y su velocidad es de 3,5 metros por segundo. Tarda once minutos en realizar el trayecto, alcanzando una altura máxima de 40 metros. La estación motora, en Pintor Rosales, se encuentra a 627 metros sobre el nivel del mar y la tensora, en Casa de Campo, a 651.

Informa la compañía en la página web que desde su inauguración ha sido utilizado por más de ocho millones de pasajeros en más de cinco millones de viajes. Solo en el primer año de funcionamiento alcanzó el medio millón de viajeros, tal y como recoge la hemeroteca de este diario. Incluso se premió al usuario 500.000 con varios regalos. El Teleférico de Madrid permanece abierto todos los fines de semana y festivos del año, cuando las filas pueden superar la hora de espera. Sólo abre de lunes a viernes desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre. «Está considerado actualmente el mejor medio de transporte para llegar al corazón de la Casa de Campo», reza Parques Reunidos en la web. «Es rápido, evita el tráfico de la ciudad, no es necesario preocuparse por el aparcamiento y además es ecológico», dice la actual gestora.

El Teleférico es un servicio de titularidad municipal que ha funcionado en régimen de gestión privada mediante concesión administrativa. El primer contrato se extendía por 35 años y en 2002 por treinta y cinco años y después se prorrogó hasta 2017.