Enyego d’Àvalos, según el retrato del Pisanello, de 1449
Enyego d’Àvalos, según el retrato del Pisanello, de 1449 - IEC
Cultura

La obra cumbre de la literatura catalana la escribió un castellano afincado en Valencia

Una tesis del historiador Abel Soler descubre que el autor de «Curial e Güelfa» -que se creía anónimo- es Enyego d'Àvalos

VALENCIAActualizado:

Una tesis doctoral desarrollada en la Universidad de Valencia por el experto Abel soler ha revelado que la considerada obra maestra de la literatura catalana «Curial e Güelfa», que hasta ahora se creía de autor anónimo, fue escrita por Enyego d'Àvalos, castellano de nacimiento, valenciano de adopción y fascinado de la cultura literaria italiana, según ha anunciado este lunes el Institut d'Estudis Catalans (IEC) en un comunicado.

La novela, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid con una encuadernación mudéjar de finales del siglo XV, está fechada en el 1450 y goza de prestigio como una obra destacada de la literatura europea medieval, junto con «Tirant Lo Blanc» de Joanot Martorell.

Descubierta a mediados del siglo XIX y dada a conocer por Manuel Milà i Fontanals en 1876, en Barcelona se publicó en 1901, y desde entonces se había presentado como una obra escrita por alguien catalán, si bien algunos filólogos la han certificado como valenciana.

Fragmento de la obra
Fragmento de la obra- IEC

El descubrimiento ha sido fruto de un trabajo de investigación en el marco de una tesis del historiador y doctor en Filología Catalana por la Universitat de València (UDV) Abel Soler, quien ha coronado así una línea de investigación inicida por Antoni Ferrando, miembro de la Sección Filológica del IEC y director de la tesis doctoral de Soler.

«Hay pocas obras que rezuman tantos datos sobre su autor como Curial», ha destacado también Soler, que publica el hallazgo en la revista «Estudis Romànics» del IEC, mientras se encuentra en proceso de edición la tesis completa por parte de la Institució Alfons el Magnànim, la Diputación de València y la UDV.

De la misma manera, no hay ningún documento que certifique la autoría, como sucede en la mayoría de obras medievales y la mayoría de modernas como las de Ausiàs March y de Cervantes.