El Comercio

La mujer que deseó que violaran a Inés Arrimadas se muestra arrepentida y avergonzada

El pasado domingo Rosa María Miras publicó en su perfil de Facebook un comentario que ya ha tenido consecuencias, fue despedida fulminantemente

Actualizado:

El pasado domingo Rosa María, una filóloga de Badalona, utilizó su perfil en Facebook para realizar un comentario sobre Inés Arrimadas, dirigente de Ciudadanos, que ha convertido su vida en los últimos días en un auténtico caos. «Escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo, porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa», ese fue el mensaje. Ella no se imaginaba para nada la repercusión que iban tener esas líneas.

Arrimadas no tardó en reaccionar y anunció que tomaría medidas legales: «Aquí una muestra clara de odio. Voy a denunciar a esta señora». Pero esta no fue la única consecuencia. La empresa para la que trabajaba Rosa María y en la que apenas llevaba un mes decidió despedirla. «Tinsa quiere mostrar su total repulsa a los inaceptables comentarios manifestados contra la señora Arrimadas por esta persona, que ya ha dejado de trabajar para la empresa», así lo comunicaron desde la compañía.

Miras decidió borrar su rastro de las redes sociales horas después de la publicación de su mensaje, pero ya fue demasiado tarde. «¿Cómo iba yo a imaginarme algo así? Claro que me arrepiento», confiesa en declaraciones a El Comercio. Miras se siente «hundida» tras la enorme repercusión que ha tenido su caso. Se ha quedado sin el empleo que había conseguido a través de una Empresa de Trabajo Temporal (ETT).

Ante la posibilidad de que tuviera que ser legalmente readmitada en la empresa Miras se muestra clara: «No, no podría volver. Se me cae la cara de vergüenza», confiesa. Para ella lo peor no es perder el trabajo, sino «saber que nunca encontraré otro, la imagen que queda de mí y lo mal que lo está pasando mi familia», según ha manifestado aEl Comercio.