La CE prevé que España crecerá el doble en 2014, el 1%, y rebaja la tasa de paro al 25,7%

Actualizado:

La Comisión Europea (CE) ha dado un espaldarazo a España al pronosticar que el PIB crecerá el doble de lo previsto en 2014, un 1%, por encima del 0,5% anunciado previamente,según el informe de previsiones macroeconómicas de invierno.

Sin embargo, España superará ligeramente el objetivo de déficit en 2013, hasta el 6,7%, sin contar el 0,5% adicional de la ayuda a los bancos. El Gobierno había pactado con Bruselas un objetivo del 6,5% para todas las administraciones públicas el año pasado. En 2014, se espera que el déficit baje al 5,8% frente al 5,9% previsto en el informe del pasado noviembre y que vuelva a subir al 6,5% en 2015 por la reducción del IRPF.

La deuda pública escalará al 98,9% en 2014 y al 103,3% en 2015. Pese a que continúan siendo unas cifras muy altas, reflejan una leve mejoría en el pronóstico ya que la CE calculaba en noviembre una tasa del 99,9% deste año y del 104,3% en 2015.

Bruselas vaticinaba en su penúltimo informe que la economía crecería un 0,5% este año y que se aceleraría hasta el 1,7% en 2015. Estas previsiones coinciden con las del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ha confirmado este martes en el Debate del estado de la Nación que se suben las previsiones de crecimiento al 1% este año, frente al 0,7% inicial, y al 1,5% en 2015. Desde Bruselas se recuerda que mientras la actividad económica se contrajo un 1,2% en el conjunto de 2013, el PIB ya comenzó a crecer en el último trimestre de 2013 con un avance del 0,3% dejando atrás la recesión.

En el informe también se rebajan las cifras previstas de paro con un 25,7% para este año, frente al 26,4% calculado en un principio, y el 25,3% en 2015 en comparación con el 24,6% que se estimó en un principio. En el último trimestre de 2013, la tasa de desempleo cerró en el 26,03%, según la última EPA.

El ajuste en vivienda no ha acabado

La balanza comercial también continuará progresando con una aumento de la demanda interna impulsado por la baja inflación y un saldo positivo de las exportaciones, pero que irá ralentizando su crecimiento. Así, la Comisión Europea destaca un aumento de la inversión privada en bienes de equipo que dará fuerza a las ventas en el exterior.

Por el contrario, se espera que prosiga el ajuste en los precios en el mercado de la vivienda, que aunque «está muy avanzado, todavía no ha alcanzado su punto de inflexión». Las operaciones de compraventa de vivienda se han estabilizado en niveles muy bajos de momento.

En conclusión, las autoridades europeas valoran el progreso en los mercados financieros españoles, pero recuerdan que nuestro país sigue lastrado por la alta tasa de paro, el elevado endeudamiento y las dificultades en el acceso al crédito para las pymes y los ciudadanos.

También alertan de los riesgos que pueden suponer las economías emergentes, sobre todo en Sudamérica, debido a la fuerte exposición de los bancos españoles en estos países.