El mapa global de Ganímedes, luna de Júpiter
El mapa global de Ganímedes, luna de Júpiter - USGS

El primer mapa global de Ganímedes ayudará a buscar vida en la luna de Júpiter

La gran variedad de sus terrenos y la posible existencia de un océano subterráneo hacen del satélite un objetivo prioritario para buscar ambientes habitables

Actualizado:

Un grupo de investigadores de la Universidad de Brown acaba de publicar en U. S. Geological Survey el fruto de varios años de trabajo: el primer mapa geológico de Ganímedes, la mayor luna de Júpiter y de todo el Sistema Solar.

La gran variedad de sus terrenos y la posible existencia de un océano subterráneo hacen que Ganímedes sea considerado por muchos como un objetivo prioritario a la hora de buscar ambientes habitables (y quizá habitados), en nuestro Sistema Solar. Los investigadores, de hecho, esperan que el nuevo mapa ayude a las futuras misiones de exploración que pronto se enviarán a este satélite.

"Resulta muy gratificante ver los resultados de todos nuestros esfuerzos, todos juntos en esta compilación global que a partir de ahora se podrá usar en la siguiente fase de exploración de los satélites galileanos", explica Jim Head, uno de los autores del mapa.

Para completar su trabajo, los científicos combinaron pacientemente imágenes de las sondas Voyager y Galileo, Voyager fue la primera misión humana que voló a través del sistema de satélites de Júpiter y que pasó sobre la helada superficie de Ganímedes. Fue en el año 1979.

Superficie compleja

Aquellas primeras imágenes revelaban una superficie compleja, segmentada y fracturada en terrenos claros y oscuros alternativamente. Más tarde, en 1995, la sonda Galileo se colocó en la órbita de Júpiter y obtuvo imágenes en alta resolución de su mayor satélite. Aquellas fotos ayudaron a comprender mucho mejor las complejas características de la superficie de Ganímedes.

Durante varios años, el equipo de investigadores revisó miles de fotos y datos de ambas misiones, con la intención de averiguar cuáles eran los objetivos de mayor interés científico. Y fueron compilando lentamente un mapa global.

"Fue un tiempo increíble -afirma Head- . Todos, titulares, graduados y estudientes, trabajamos hombro con hombro en el Laboratorio de Ciencias Planetarias, estudiando las imágenes y seleccionando los lugares más interesantes para futuras investigaciones. Los descubrimientos se sucedían diariamente y la adrenalina fue surgiendo a medida que nuestros planes cobraban forma".