Ratones zombis pierden el miedo a los gatos
Ratón sin miedo se acerca a un gato. La imagen pertenece a otra investigación genética - Archivo

Ratones zombis pierden el miedo a los gatos

Los roedores infectados del parásito de la toxoplasmosis sufren un cambio permanente en su cerebro y se acercan sin temor a los felinos, de forma que pueden ser devorados con facilidad

Actualizado:

El parásito Toxoplasma gondii es bien conocido por provocar la toxoplasmosis, una enfermedad que afecta especialmente a los gatos y que puede poner en peligro al feto humano durante el embarazo. Ahora, los científicos han descubierto que también provoca una extraña reacción en los ratones: Los roedores infectados pierden el miedo innato a los gatos.

Según publican investigadores de la Universidad de California Berkeley en PLoS ONE, cuando un ratón es infectado por un parásito, generalmente por comer heces de gato, sufre daños en su cerebro de forma que no reacciona con pavor ante las áreas contaminadas con orina de gato. Ese olor ya no les asusta, así que incluso se acercan sin problemas a su clásico enemigo. Lo más impactante es que estos daños cerebrales parecen prácticamente permanentes; el ratón no solo actúa como un zombi durante la fase de infección, sino también meses después de que esta haya remitido.

El objetivo del parásito

Este cruel proceso, provocado por un mecanismo desconocido por los científicos, favorece tanto al felino como al parásito. El gato consigue una cena fácil, un ratón atontado que no huirá en su presencia, y el parásito logra introducirse dentro de su sistema digestivo, el único lugar donde puede reproducirse sexualmente y completar el círculo.

Los científicos creen que el parásito puede dañar el centro olfativo en el cerebro del ratón, con lo que el huésped no es capaz de detectar el olor a orina de gato. También podría ocurrir que las neuronas involucradas en la memoria y el aprendizaje se vean afectadas.