Internacional

ÚLTIMA HORA
La Audiencia anula la indemnización a los afectados por la talidomida

Internacional

«Sientes un dolor insoportable y entonces sabes que eres una mujer incompleta»

Hoy es el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina, una tortura a la que Agnes Pareyio, masai keniana, sobrevivió para contarla y dedicar su vida a erradicarla

Día 09/02/2011 - 11.42h
IGNACIO GIL

Compartir

Una tarde a la vuelta del colegio, Agnes Pareyio vio a mucha gente a la puerta de su casa en una pequeña aldea de Kenia. “En ese momento supe lo que me iban a hacer. Le pregunté a mi madre, aterrada. ‘Te vas a convertir en mujer para casarte’, me dijo”. Tenía 14 años y ya sabía lo que era la mutilación genital femenina (MGF). Una compañera le había advertido porque su pueblo es uno de los cinco en Kenia que la practican. “Yo me negué. Mi padre me apoyó, pero mis abuelas y tías fueron por ahí diciéndole a todo el mundo que era una cobarde”. Cuatro días después, tras una presión insoportable, aceptó.

Agnes es una de las 140 millones de mujeres en el mundo sometidas a la ablación del clítoris. Una entre las 91 millones de africanas que sufren las consecuencias de esa tortura. “No es algo que recuerdes, es que jamás lo olvidas. Te acompaña siempre, cada día de tu vida”, confiesa esta masai que hoy tiene 52 años, directora de la organización Rescate de la Mujer (Tasaru Ntomonok, en lengua masai), dedicada en cuerpo y alma a la acogida y atención de niñas en riesgo de sufrir MGF y matrimonios tempranos forzosos en el Valle del Rift. Un referente mundial en su campo.

“En ese momento sientes un dolor extremo. Te cortan, no te dejan llorar, te sientan allí hasta que la circuncidadora dice ‘ya es suficiente’. Después viene una anciana para comprobar que todo se ha hecho bien, poniendo dos dedos donde estaba el clítoris para asegurarse de que ya no está allí”, recuerda, sentada en el lobby de un hotel madrileño invitada por la ONG Mundo Cooperante para contar su historia en este 6 de febrero, Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina.

Tipos de MGF

Su tortura fue del “tipo II”o excisión. Le quitaron el clítoris, los labios menores y mayores. El tipo I o clitoridectomía es la eliminación del prepucio del clítoris. Lo que en el mundo islámico se conoce como sunna y que en África equiparan a la circuncisión masculina, aunque no tiene absolutamente nada que ver: mientras la femenina es mutilación y tortura, la masculina tiene efectos beneficiosos para la salud, como reducir el riesgo de contagio del VIH. El tipo III o infibulación la practican sobre todo en Sudán, Somalia o Eritrea. Es la excisión del clítoris, labios y sutura de ambos lados de la vulva. Sólo dejan un pequeño orificio que permite la salida de la orina y la sangre menstrual. A veces también suturan las paredes de la vulva.

“Lo peor es que lo hagan sin anestesia y el proceso de cicatrización la cicatrización, utilizando tu propia orina. Es salada y no puedes imaginar cómo escuece. Debes poner las piernas juntas de modo que la orina limpie la herida. Es horrible”.

Casadas con ancianos

Ese proceso dura un mes. “Estás encerrada en casa. No puedes andar. Mi madre me alimentó con proteínas porque perdí mucha sangre y estaba muy débil”. Pasado ese tiempo le afeitaron la cabeza para mostrar que era una persona nueva, una adulta. “Te preparan para recibir charlas diarias con una consejera que te habla de lo que significa ser mujer, tener hijos y marido”. Y todo eso aunque la niña tenga 14 años y su futuro esposo, 70. A ella también la obligaron a casarse. “No es un marido que tú elijas. Son matrimonios organizados y no puedes negarte. Un día estás en el colegio, al día siguiente te cortan el clítoris y al siguiente te casan con un anciano”.

El suyo era un marido, sin más. “No puedes decir que eres feliz con alguien a quien no amas”, subraya. “Nos separamos porque se avergonzaba de lo que yo hacía para acabar con la ablación del clítoris. Tenía mucha presión de la comunidad cuando empecé a mostrar un molde anatómico con todas las partes de la vagina, explicando los tipos de MGF y sus devastadoras consecuencias. Yo estaba descubriendo un tabú, un secreto”.

Estuvo casada 20 años y con él tuvo tres hijos y una hija. “Mi niña por supuesto no se ha sometido a la MGF”. Una de las pocas cosas buenas a las que pueden aferrarse es que esta tortura no está ligada a la religión, sino a la cultura. Es una cuestión de grupos étnicos, no de países. “Si alguien decide no hacerlo, no hay creencias que te obliguen. Yo tuve que hacerlo pero hemos cambiado poco a poco. Ahora puedes hablar de MGF en público. Cuando empecé en 1995 nadie quería escucharnos. Hoy nos llaman para dar charlas”.

Someter a la mujer

No tiene nada que ver con la religión, no. La MGF es un asunto cultural para controlar la sexualidad de la mujer, ejercer poder sobre ella. La mutilación se ha rodeado de una falsa mitología pero en realidad está relacionada con el sometimiento, el arreglo de matrimonios forzosos, el intercambio de dinero. Y aunque pueblos que siguen las tres religiones monoteístas –cristina, musulmana y judía- realizan la MGF, la fe no tiene nada que ver en esto. Ni el Corán, ni la Biblia, ni la Torá la mencionan. Sin embargo, la presión social obliga a las judías falashas de Etiopía, a las cristianas coptas de Egipto o a las musulmanas sudanesas a someterse a la ablación del clítoris. También hay indígenas en Latinoamérica que lo realizan. Y recientemente se han descubierto grupos en el kurdistán iraquí, Indonesia, Pakistán, la India, Yemen y entre los beduinos de Israel.

Las féminas son, paradójicamente, las más feroces defensoras de la MGF. Creen que deben mantener esta “costumbre” de generación en generación y la defienden asegurando que “una mujer circuncidada es una mujer limpia”. Otros mitos asociados a la ablación son la estética, prevenir la promiscuidad, facilitar el parto o potenciar la fertilidad. Los hombres poco o nada sabían de sus consecuencias hasta que los activistas se pusieron en marcha para informarles. Esto era cosa de mujeres. Hoy son ellos los que más escuchan y aceptan la necesidad de erradicarlo. “Les hablamos de sexo y les explicamos que sin clítoris, una mujer no siente placer. Así aceptan hablar con ellas para convencerlas”, señala Agnes.

Muchos de quienes reivindican la MGF desconocen el horror por el que pasan las niñas de 0 a 15 años cuando se lo practican. Y las posteriores consecuencias. “La gente cree que es un ritual y no le da más vueltas porque no está relacionado con la muerte. Olvidan que esto es tortura. Sabes que no estás completa, que te falta algo, y jamás socializas como el resto porque lo escondes”.

Orinar gota a gota

Entre las terribles consecuencias inmediatas derivadas de la MGF están, además del intensísimo dolor, el miedo, la angustia, la retención de orina y graves hemorragias que pueden provocar la muerte. A medio y largo plazo se desarrollan infecciones, infertilidad, problemas en el parto, anemia, depresión, desgarros, pérdida de sensibilización sexual (que dificulta o impide el orgasmo), retención de la sangre menstrual y de orina (lo que origina repudio por mal olor). En este último caso, las mujeres con infibulación rigurosa (tipo III) deben orinar gota a gota y llegan a tardar hasta 15 minutos en vaciar la vejiga. Es tan doloroso que muchas dejan de beber líquidos y acaban con gravísimas infecciones.

Uno de los momentos más chocantes para Agnes fue ver a una mujer con queloides (lesiones de la piel formadas por crecimientos exagerados del tejido; vayan a Google, búsquenlo en imágenes y observen). “Yo pensaba que eso no existía, pero cuando lo vi me quedé perpleja. Eran tan grandes que al dar a luz tuvieron que apartarlos con las manos porque no se veía la cabeza del bebé”.

Parir a los 9 años

A las casas de acogida de Rescate de la Mujer llegan adolescentes traumatizadas, viudas a los 15. Las llevan al colegio y hablan con sus familias para que se reconcilien. “La clave para erradicar la MGF es informar a las niñas. Debemos convencerlas contándoles lo que sufrirán si aceptan”, comenta Agnes, que también trabaja para concienciar sobre la tragedia de los matrimonios tempranos. “Las casan con 9 años, se quedan embarazadas y sus cuerpos no están preparados para llevar el peso de un bebé ni dar a luz. Desarrollan problemas de incontinencia, huelen mal y serán repudiadas de por vida. Eso se arregla con cirugía, pero no hay dinero para todas. Es otra forma de tortura que debe acabar”, concluye esta masai de ojos tristes.

10.000 niñas en riesgo en España

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

El macho alfa

Tal como era esperable en un movimiento populista, la adoración al líder ha llegado a extremos ridículos

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Así son los caminos de la Escocia más natural y bella

ALICIA ARAGÓN. Diez rutas imprescindibles, en plena naturaleza, por esta isla de las Hébridas

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.