Canarias

Canarias

Canarias

Vente a Alemania, Ayoze

Los jóvenes del Archipiélago son los que más sufren la lacra del desempleo de todo el Viejo Continente. Las lejanas potencias europeas comienzan a hacer de refugio

Día 24/01/2011
PACO MARTÍNEl INEM ya no basta. Los jóvenes canarios empiezan a irse
PACO MARTÍNEl INEM ya no basta. Los jóvenes canarios empiezan a irse
Todo parece dispuesto para el triste rodaje: los números y el contexto. Porque España es el país europeo que sufre la mayor tasa de paro juvenil, sí; pero Canarias la empeora en más de un 7 por ciento. Porque en Alemania y demás potencias del Viejo Continente ya se frotan las manos y esperan con los brazos abiertos a los jóvenes actores en paro. Porque ni el Gobierno ni el Ejecutivo autonómico parecen en disposición de solucionar la problemática. Y, en definitiva, porque el desempleo entre los isleños menores de 25 años ha aumentado un 30 por ciento desde el estallido de la crisis. Ello resuelve el porqué el número de canarios que residen en los cinco principales países de Europa ha aumentado un 13 por ciento desde el fatídico último trimestre de 2007.
En 1971, Pedro Lazaga dirigía a Alfredo Landa y José Sacristán en «Vente a Alemania, Pepe», la afamada película en la que el protagonista decide probar suerte laboral en el «motor económico» de Europa. Casi 40 años después, son los jóvenes canarios quienes más probabilidades tienen de seguir los pasos de Pepe y poner rumbo a alguna de las potencias del continente, o aun a países vinculados al Archipiélago, en busca de un mejor futuro.
Conforme a los últimos datos de que dispone la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al tercer trimestre de 2010, la tasa de paro en los menores de 25 años de la región es, exactamente, del 50,9 por ciento. La misma estadística calcula la cifra estatal del indicador en un 40,7 por ciento, aunque el pasado noviembre Eurostat la situó en el 43,6. Sea como fuere, la conclusión no insufla optimismo a la economía de la comunidad: si España es el país europeo con el nivel más alto de desempleo juvenil y Canarias es, a su vez, el territorio más castigado del Estado, resulta que las Islas están a la cola de la cola. Para contextualizar aún mejor los números, basta citar que el referido 50,9 por ciento casi dobla los guarismos que reflejan autonomías como Cantabria (25,81 por ciento) o el País Vasco (28,7). Y todavía más, porque sí que duplica las respectivas medias que reflejan la zona euro, del 20,7 por ciento, y la Unión Europea (UE), del 21 por ciento, amén de que el incremento durante la crisis ha sido de 30 puntos, al pasar del 20,9 por ciento en el último trimestre de 2007, el que marca el inicio de las estrecheces, al actual 50,9.
Pero acaso lo más preocupante sea que tras este maremágnum numérico subyace una incipiente realidad: los jóvenes canarios, hartos de no encontrar futuro en su tierra natal, comienzan a hacer las maletas. En este sentido, el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA) puede servir para hacerse una idea de la situación. Y es que entre diciembre de 2007 y diciembre de 2010, el número de canarios expatriados que viven en alguno de los cinco principales países de la UE —Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Holanda— aumentó un 13 por ciento y va camino ya de los 6.000. Esta cifra cobra mayor relevancia al considerar la escasa predisposición a la movilidad que impera entre los trabajadores del Archipiélago, pero alcanza su verdadera dimensión si se amplía el abanico de países. Así, entre el 1 de octubre de 2007 y el pasado 1 de noviembre, marcharon a otros estados 26.732 canarios. Y la canciller Angela Merkel parece dispuesta a abrir las puertas a quienes decidan probar suerte: «Vente a Alemania, Ayoze».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.