Juan José Campanella: «En Argentina se intenta controlar permanentemente el Poder Judicial»
Juan José Campanella
La última película de Juan José Campanella, «El secreto de sus ojos», se ha convertido en un fenómeno de taquilla en Argentina. En los primeros doce días la ha visto más de medio millón de espectadores. «De verdad, no me lo explico, no termino de entenderlo», comenta el realizador de «El hijo de la novia» y «Luna de Avellaneda». Las razones de este éxito, para él «inesperado», se explican fácilmente después de ver el filme, que competirá en el Festival de San Sebastián.
Un auxiliar de Juzgado jubilado decide escribir una novela sobre un asesinato impune que le tocó investigar. El hombre, Benjamín Espósito (Ricardo Darín), vuelve a su lugar de trabajo para rescatar la historia y al amor de su vida, las dos obsesiones que le persiguen durante los últimos 25 años. En ese camino sinuoso están atravesados el poder, el dinero, la corrupción, la amistad, la muerte, la falsa justicia y los años de plomo de la Argentina de los 70. El elenco lo completan tres actores argentinos espléndidos: Guillermo Francella, alcohólico y amigo incondicional de Espósito; Soledad Villamil, la chica y jefa de Espósito, y Pablo Rago, el viudo de la víctima. El único español de esta coproducción hispano argentina es Javier Godino, un albañil sospechoso del crimen.
-Parece que Darín es un actor fetiche. ¿Se puede hacer cine en Argentina sin él?
-No es un actor fetiche, es un gran actor que forma parte, como el resto de los que participan en la película, de mi corta lista de actores. Lo que sucede es que Ricardo encaja perfectamente en los personajes cuando hago el guión.
-¿Cómo seleccionó a Javier Godino, un español irreconocible en la piel de un argentino?
-Había elegido a Rubén Ochandiano, pero nos plantó 48 horas antes del rodaje. Hicimos a contrarreloj un casting y descubrimos a Javier, un actor fantástico. Su interpretación, sin duda, es memorable.
-La película está grabada en soporte digital. ¿Qué beneficios le reporta?
-He ahorrado mucho dinero y a la hora de rodar lo puedo hacer sin temor a gastar material o agotar el metraje en una escena. Esta película tiene un trabajo enorme de efectos visuales de computación y haberla filmado en digital me da unas ventajas enormes. Hay 107 tomas hechas con trucos. La más compleja es la que se desarrolla en un campo de fútbol con miles de personas cuando, en realidad, eran quinientas. Tardamos ocho meses en montarla.
-En sus trabajos anteriores no destacaba el contexto político como sucede con esta.
-Todas mis películas se desarrollan en un contexto social. En esta hay quien atribuye al entorno político (la Argentina de los años 70) mucha importancia. El contexto siempre lo tiene, pero la idea no era esa. Contamos una historia universal y cotidiana. El crimen es uno más de los que vemos a diario en los periódicos.
-La película la escribió a medias con Eduardo Sacheri, autor de la novela «La pregunta de tus ojos». ¿Podría hacer una película sin participar del guión?
-Soy coguionista de todas mis películas. Dirigir una sin meter para nada la pluma me resultaría imposible.
-«El secreto de sus ojos» participa en la sección oficial de San Sebastián. ¿Cree que puede haber dificultades para el público español por los giros propios del argentino? ¿Debería haber subtítulos para España?
-Nos pasa lo mismo a nosotros con el cine español. En «El hijo de la novia» a los españoles les costaba entrar, pero a los diez minutos ya habían acostumbrado el oído. Con «Luna de Avellaneda» parece que no pasó lo mismo porque el ambiente era más lunfardo, pero con esta creo que no va a haber problema.
-¿Entendieron en España «Luna de Avellaneda»?
-Creo que la situación les resultaba ajena, desconocida. Quizás, ahora que España sufre una crisis como la que padeció Argentina en 2001, se entendería mejor.
-Hay una mezcla de drama y comedia permanentemente. ¿Es un sello en toda su obra?
-La vida es así. En situaciones dramáticas es cuando suceden comentarios o hechos inesperados que provocan la risa y a mí me gusta mezclar ambos géneros.
-Para un español que no vive en Argentina, al salir del cine la imagen que se lleva de la Justicia es lamentable.
- En Argentina hay un intento permanente de controlar el Poder Judicial. Ves cómo el tejido moral de la sociedad está un poco más deshilachado. Creo que, como resultado del instinto de supervivencia, porque hay sistemas diseñados para empujarte a caer en la corrupción, pero me he encontrado con muchos Espósitos, con gente con verdadero sentido del deber y de la Justicia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es