Twitter ha estado usando datos de sus usuarios para publicidad sin tener permiso

Desde la red social afirman que descubrieron recientemente este problema y que ya le han dado solución

MadridActualizado:

No corren buenos tiempos para la protección de datos. Fíjense, sino, en Facebook y el escándalo de Cambridge Analytica, algo que recientemente le ha costado a la empresa una multa récord de 5.000 millones de dólares en Estados Unidos. Pues bien, ahora Twitter, otra compañía propiedad de Mark Zuckerberg, ha reconocido que ha utilizado información de sus usuarios para anuncios personalizados sin tener permiso para ello.

«Si hizo clic o vio un anuncio de una aplicación móvil y posteriormente interactuó con la aplicación móvil desde mayo de 2018, es posible que hayamos compartido ciertos datos (por ejemplo, código de país, si participó en el anuncio y cuándo, información sobre el anuncio, etc.)», han explicado desde la red social del pajarito.

Desde Twitter afirman que descubrieron recientemente este problema y que ya le han dado solución. Por el momento, no se ha notificado la cantidad de usuarios afectados por este fallo en la seguridad de la «app». Cabe recordar que los datos de los usuarios son un bien muy preciado para las redes sociales, especialmente para las que forman parte del conglomerado de Facebook.

«Los datos ayudan a las redes sociales a perfilar a los usuarios en base a sus gustos. Saber cómo son, cuantos años tienen, cuál es su sexo o qué les interesa», explicaba recientemente el director de la consultora informática Securízame, Lorenzo Martínez, a ABC. El interés de sitios como Facebook, Instagram, Twitter o Whatsapp es compartido por las empresas, a las que les conviene tener toda la influencia posible en redes sociales para que estas premien su contenido.

La semana pasada el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminaba que aquellas compañías que compartan datos de terceros con Facebook a través del empleo del botón «Me gusta», tendrán la obligación de informar a los visitantes sobre dicha conducta. Y es que una firma germana de ropa, llamada Fashion ID, había estado mandado datos de sus usuarios a la red social de Mark Zuckerberg cuando estos pulsaban el botón de «like» en su sitio web. Independientemente de que el afectado contase o no con perfil en alguna de las «apps» de la tecnológica estadounidense.