ESTUDIOS Y ESTADÍSTICAS

Big Data: solo el 1% de los datos se analizan correctamente

El negocio basado en análisis de grandes datos alcanzará los 5.500 millones en Europa en 2018 a todos los niveles, muy por encima de los 2.000 millones de euros que facturaba en 2013

MADRIDActualizado:

La subsistencia de las empresas, en el futuro, se encontrará en parte en el análisis de los datos gracias a la popularización de nuevas herramientas con base tecnológica. Lo importante ya no es solo controlar la tubería, sino lo que sale de ella. El llamado «Big Data» está en auge y, según las previsiones, irá a más. Esta tecnología, según las previsiones, ser convertirá en un motor del

Según los datos recogidos por el Colegio Universitario de Estudios Financieros ( Cunef), el negocio basado en «Big Data» crecerá hasta los 5.500 millones de euros en Europa en 2018, en un sector por el que están apostando los principales bancos españoles. Los profesores del centro Juan Manuel López Zafra y Ricardo Queralt, definen unos trillones de datos que se generan y almacenan las empresas en internet como su «principal fuente de valor», pero de ellos únicamente el 1% está procesado y se utiliza correctamente, lo que significa que todavía queda un nicho de crecimiento del 99% por analizar.

Los expertos creen que el empleo de técnicas basadas en «Big Data» puede incrementar la rentabilidad de dos de cada tres empresas europeas un 15%. En opinión de López Zafra, estos datos vienen justificados por la reciente creación de divisiones especializadas en este sector en las grandes entidades bancarias españolas como Santander, BBVA, La Caixa y Bankinter.

El reto es incorporarlo a las decisiones internas

Las previsiones son optimistas. Este negocio alcanzará los 5.500 millones de euros en 2018, lo que triplicará la cifra de 2013 (2.000 millones), según el informe, pero esta tendencia al alza obligará a las empresas a invertir en este negocio. El reto de las empresas, según los analistas, será basar sus decisiones en el análisis de estos datos.

Mayor impacto a la espera del 5G

El principal problema, sin embargo, es la cantidad de datos a procesar y la falta de capital humano para ello, por lo que prevén que sea un perfil altamente demandado a corto plazo. Los dos principales vectores en los que se basa este crecimiento del «Big Data» en España son el aumento del poder adquisitivo de las nuevas generaciones y la aplicación de la tecnología de conexión a redes 5G, cuyo despliegue comercial está previsto para el año 2020, aunque antes ya se está negociando el estándar y los protocolos para hacerlo rodar.

Los «millennials» aprovecharán sus virtudes

Los menores de 35 años, conocidos por pertenecer a la generación bautizada como «millennial», podrán aumentar el volumen de datos por su adaptación al comercio electrónico y su progresiva capacidad de compra, según los expertos. Mientras, el «cambio radical» lo protagonizará la conexión 5G que, de acuerdo con los expertos, permitirá reducir los costes y aumentar la velocidad de las transacciones en los próximos dos años.

Posibilidades infinitas

Aunque la adopción de este tipo de tecnologías es aún residual, las empresas tienen depositadas muchas espereanzas en empleado el «Big Data» para conocer de manera más eficiente a sus potenciales clientes y como base para la toma de decisiones estratégicas. Los expertos insisten en que ofrece a las empresas, recuerda López Zafra, la capacidad de micro-segmentar el mercado, con lo que pueden ofrecer a sus usuarios productos y servicios personalizados en base al análisis de múltiples datos.

Las aseguradoras concentran más inversión

En cuanto a los consumidores, podrán obtener una oferta especializada en sus necesidades y, por lo tanto, una «mayor calidad de vida», aunque el principal riesgo que se presenta es la ciberseguridad y la privacidad de sus datos. Dentro de este sector, las «fintech» o empresas de finanzas tecnológicas son las entidades especializadas en «Big Data» que más han promovido la inversión, con un crecimiento desde los 319 millones de dólares a nivel global en 2010 a los 1.255 millones en 2015, aunque se redujo hasta los 1.076 millones el pasado año.

Sin embargo, recalca López Zafra, son las «insurtech» o aseguradoras tecnológicas las que han concentrado un mayor aumento de la inversión en los últimos dos años, desde los 590 millones de dólares hasta los 1.200 millones en 2016. Estos datos contrastan con los ofrecidos por el Servicio de estadísticas y estudios del sector seguros en España ( ICEA), que en un infomre reicente apunta que la implantación de la tecnología del «Big Data» en el sector asegurador español, a pesar de todavía necesitar recorrer un largo camino, se estima que en 2017 casi el 44% de las entidades del sector asegurador español están trabajando o han comenzado a trabajar en proyectos de implantación de «Big Data».

La «nube» como primer desafío

El despegue del «Big Data» ha dejado de ser una promesa en nuestro país. Un 7% de los directivos españoles, según datos de la firma Datacenter Dynamics, considera que ya es una herramienta clave en la toma de decisiones. Pero antes hay que avanzar en otros aspectos. El sector llamado «retail» -denominación anglosajona que define a los minoristas- tiene otro desafío; subirse previamente a los servicios de computación en la «nube».

En la actualidad, el 34% de las pymes españolas ya han readaptado su estrategia comercial al entorno digital, mientras que un 44% han invertido en Tecnologías de la Información y un 34% han desarrollado nuevos productos y servicios. Los expertos creen, sin embago, que los servicios «cloud» supondrán la puerta de entrada para esa verdadera transformación digital que se espera en la mayoría de los pequeños comercios españoles, que cada vez demandan más este tipo de servicios.

Otro informe, el de Competencias Digitales en la Empresa Española elaborado por el Instituto de Economía Digital, destaca que el 42% de pymes españolas tienen «muy implementado» servicios en la «nube», ya sea virtualizando algunos sistemas propios como aprovechando de las herramientas de almacenamiento. Otro dato que refleja el despegue de la transformación digital en nuestro país es que el 17% asegura que realizará una «inversión fuerte» en proyectos digitales en los próximos dos años.