Así logró una foca escapar del ataque de un tiburón blanco

La víctima vence a su depredador con un coletazo y levanta pasiones en YouTube

Actualizado:

¿Quién no siente pavor ante un tiburón hambriento? Sin lugar a dudas, este escualo es uno de los depredadores más temibles del mundo. Pocas criaturas tienen posibilidades de sobrevivir si un tiburón blanco les coloca en su punto de mira y decide lanzarse al ataque. Pero lo cierto es que últimamente las habituales víctimas están logrando anotarse tantos ante este poderoso pez. Si hace algunas semanas fue el surfista Mick Fanning quien consiguió escabullirse de manera milagrosa, ahora ha sido una foca quien ha emulado su hazaña.

El vídeo que estás a punto de ver está arrasando en YouTube. Aunque fue subido hace tan sólo unos días, ya ha superado ampliamente el millón de reproducciones y se cuentan por miles los usuarios que lo han compartido en sus redes sociales, impresionados con la habilidad del mamífero.

Como has podido observar, el tiburón blanco se abalanza sobre la foca saltando con potencia fuera del agua. Pero para su sorpresa y frustación, la teórica víctima no sólo supera su brinco... sino que, por instinto de supervivencia o por pura fortuna, suelta un coletazo que logra repelerle y dejarle en fuera de juego. Un K.O. en toda regla que permite a la foca seguir con vida y asegurarse la huida, en una situación en la que lo más normal sería terminar convertida en merienda, entre las fauces del escualo.

Las impresionantes imágenes fueron captadas por un equipo de investigadores de la División de Pesquerías Marítimas de Massachusetts (Estados Unidos). El escenario son las aguas próximas a la isla de Monomay, un lugar que para los tiburones blancos es una especie de 'buffet libre'. Según los científicos que contemplaron de cerca esta lucha por la vida, es realmente extraño ver a uno de estos depredadores saltar fuera del agua para atacar a sus presas. No existen muchos registros en vídeo de comportamientos similares.

Ajenos a la discusión de los expertos en biología marina, los internautas han aplicado la habitual dosis de humor a la escena, convirtiendo a la foca en ídolo y humillando al desafortunado tiburón. «Todos sabemos que ese tiburón sufrió 'bullying' por parte de sus compañeros después de esto», bromea un comentario. «¿Es un barco? ¿Es un delfín? ¡No, es una súper-foca!», continúa otro. Lo que está claro es que, si alguien tiene motivos para sonreír, esa es la foca saltarina.