ANÁLISIS

Huawei Mate 20: primeras impresiones

La firma asiática apuesta por un teléfono de grandes dimensiones, potencia de infarto y tres cámaras traseras, aunque todo desde un diseño sin grandes novedades

LONDRESActualizado:

Huawei, por méritos propios, se ha convertido en una amenaza clara para Samsung y Apple, que durante años se han disputado el trono de los reyes (en ventas) de la telefonía móvil inteligente. Tercera en discordia, la firma china ha crecido rápidamente en este sector que venía de nuevas a pesar de contar una dilatada experiencia en infraestructuras de redes. Su nueva bala es explosiva; el Mate 20 viene a cambiar las tornas de esta familia que ejerce casi de banco de pruebas para la marca en cuanto a experimentacióne e innovación.

De ahí que, de primeras, el nuevo modelo supoga casi convertirse en el terminal más importante para la marca. Viene en dos versiones, el Mate 20 y Mate 20 Pro. La gracia de todo esto es que se ha renovado tanto por dentro como por fuera, convirtiéndolo en un de los móviles más interesantes del año. Dispone de una pantalla un poco más grande que la del P20 Pro, de 6.3 pulgadas. Es un «smartphone» que, en palabras de la compañía, se ha diseñado para el emprendedor que pide una alta movilidad y potencia.

Originariamente, la gran diferencia entre las serie P y Mate se encontraban en el tamaño de la pantalla. Pero poco a poco esa separación se ha hecho cada vez menos notoria. Con datos sobre la mano, representa tan sólo 0,3 pulgadas entre ambos dispositivos cuando en otros lanzamientos -como sucedió en el debut de los P7 y el Mate 7- se llegaba a una pulgada, que en términos tecnológicos es un abismo.

Potencia a raudales

Los servicios de inteligencia artificial -o más bien, modelos de «aprendizaje automático»- juegan un papel importante en el nuevo terminal; incorpora dos procesadores en el Kirin 980 fabricado en el proceso de 7 nanómetros, que le confiere hasta un 134% más de rendimiento. Está diseñado, además, para «reconocer» todos los los objetos en una foto a una velocidad de 4.500 imágenes por minuto. Ese «cerebro» viene impulsado por 6 y 8 GB de memoria RAM -según versiones- que le otorga, en conjunto, un impresionante rendimiento. Al menos, durante las pruebas realizadas.

La idea en la que se ha trabajado para este modelo es lograr «más potencia y menos consumo». Pero lo que es realmente interesante es que, ahora, con esta potencia añadida es capaz de procesar vídeo en tiempo real bajo inteligencia artificial, añadiendo efectos interesantes como, por ejemplo, dejar al sujeto del vídeo en color y el fondo en blanco y negro como si se tratara del creativo efecto tratado en la película «Sin City».

El software de inteligencia artificial también ha mejorado respecto al P20. Es capaz de reconocer más escenas y objetos. La sistema divide las imágenes en partes como el fondo, las personas, la luz y los objetos para procesarlos de forma independiente y para luego fundirlos en una imagen. Todos vimos de lo que era capaz la cámara del P20 en el reconocimiento de imagen y cómo se adaptan los parámetros de la fotografía, habrá que ver cómo lo mejora el Mate 20.

Ni una ni dos: tres cámaras traseras

En cuanto a la cámara hay tres novedades respecto al P20 en el Mate 20 Pro. Una es el diseño que cambia la posición de cámaras y flash agrupándolas en una forma cuadrada. La otra es que pierde el objetivo monocromo que lleva en Huawei desde el P9 en favor de un gran angular de 16 milímetros y 20 megapíxeles que amplía considerablemente el campo de visión de la cámara. Mantiene, eso sí, la misma cámara principal de 40 megapíxeles y apertura de F1.8 y el mismo teleobjetivo que tan buenas sensaciones causó en el P20 Pro de 8 megapíxeles y F2.2.

La tercera novedad viene de su capacidad para rescatar un resultado asombroso en la fotografía de detalles. Su gran angular es capaz de capturar imágenes a tan sólo 2,5 centímetros del objeto, lo que lo convierte en uno de los mejores móviles en retratar los detalles más minúsculos de cualquier objeto. Apuntándolo al brazo se pueden apreciar, incluso, los poros de la piel. Equipa las mismas cámaras pero baja un poco la resolución, 12 megapíxeles en la cámara principal y 16 megapíxeles en el gran angular.

Una pestaña que resulta familiar

En un cambio de tornas, la firma asiática ha tomado una importante decisión, prescindir del sensor de huellas, aunque con ciertos matices. En los últimos años este sensor biométrico se ha popularizado como la medida más cómoda y eficiente para desbloquear la pantalla, pero en el último año se ha potenciado el sistema de reconocimiento facial como alternativa. Sin embargo, Huawei ha querido «esconder» debajo de la pantalla este sensor.

No es el primero en hacerlo y tampoco es el último, pero este planteamiento le ha permitido a la marca dejar solo una pestaña superior (o «notch») muy similar a la del iPhone X; alberga los sensores y las dos cámaras frontales, así como el altavoz. La batería es de 4.200 mAh con carga súper rápida, con lo que en 30 minutos es capaz de cargar el 70% de la batería y dispone, además, de un cargador inalámbrico que, según promete la marca, es capaz de cargar un 160% más rápido el Mate 20 que con un iPhone X por cable. Una curiosidad del Mate 20 es su «carga inversa», es decir, podemos dar batería a otro Mate 20 de forma inalámbrica, sólo apoyando uno con otro. También es capaz de cargar los auriculares inalámbricos de la Huawei Freebuds 2, de la misma forma, apoyándolos sobre la pantalla.

En cuanto a su cara exterior, por primera vez vemos que Huawei utiliza un diseño de cristal curvo en la pantalla de uno de sus móviles, algo que recuerda vagamente a la serie Galaxy de Samsung. Su razonamiento parece sencillo de entender; tiene el objetivo de lograr más pantalla en menos espacio. Por detrás nos encontramos un acabado cristal muy similar al del P20. La diferencia entre el Mate 20 y el Mate 20 Pro se encuentra precisamente en la pantalla, mientras que el Mate 20 Pro tiene una pantalla de 6,39 pulgadas con una resolución de 3.120 x 1.440 píxeles de cristal OLED curvado y soporte a la tecnología de imagen HDR, mientras que el Mate 20 tiene una pantalla algo más grande de 6,53 pulgadas y 2.244 x 1.080 píxeles de resolución y DEWDROP display LCD.