La descentralización de la innovación como futuro empresarial
La descentralización de la innovación como futuro empresarial - ARCHIVO
ESTUDIOS Y ESTADÍSTICAS

La descentralización de la innovación como futuro empresarial

El 68% de las empresas encuentra necesario dispersar la implementación de servicios y estrategias basadas en tecnología a todos los niveles, según una investigación elaborada por la firma VMware

MADRIDActualizado:

Las nuevas tecnologías han cogido con el pie cambiado a las empresas. Muchas de ellas desconocen hacia dónde tirar para renovar sus procesos y flujos industriales. Conscientes de la necesidad de introducir nuevos mecanismos que aporten valor y enriquezcan el relato productivo, la opción más habitual es que los departamentos de tecnología de las grandes firmas sean los que lleven la voz cantante en estos tiempos.

Algo, sin embargo, está cambiando: el 68% de las empresas encuentra necesario dispersar la implementación de servicios y estrategias basadas en tecnología a todos los niveles. Son datos de una investigación elaborada por la firma VMware, que apunta que dos tercios de los líderes empresariales creen que la gestión de la tecnología «se está moviendo del departamento de tecnología a otros departamentos de la empresa».

Entre las razones se encuentran que las líneas de negocio iniciadas en las grandes empresas se encargan cada vez más de dirigir la innovación en las organizaciones españolas. Es un escenario atípico pero que responde a una necesidad: si la tecnología está presente ya en todos los estamentos de la sociedad, el mundo empresarial no puede mirar hacia otro lado y cada vez más exige mecanismos tecnológicos que respondan a nuevos conflictos. Y al tocar todos los palos un único equipo no puede poner en marcha esta apuesta que intenta acelerar el camino hacia el futuro.

Quien no se reinventa, morirá. Es una de las visiones propias de esta transformación digital en la que se mueve la sociedad y la economía. Los expertos creen que esta descentralización de las Tecnologías de Información proporcionará «beneficios empresariales reales». El informe concluye que gracias a esta organización se logrará alcanzar una mayor capacidad de lanzar nuevos productos y servicios al mercado con mayor rapidez (para el 58% de los encuestados), ofrecer al negocio más libertad para impulsar la innovación (64%) y aumentar la capacidad de respuesta según las condiciones del mercado (59%).

«Para muchas empresas es transformarse o morir, con un entorno económico confuso y un entorno competitivo evolucionado que ha cambiado su forma de operar»
María José Talavera , de VMware

El mismo estudio, realizado entre 1.200 responsables de la decisiones de TI y responsables de líneas de negocio en ocho países, pone de manifiesto otros aspectos positivos desde el punto de vista de las competencias. Con el cambio en la propiedad de la tecnología se incrementa la satisfacción de los empleados (59%) y ayuda a atraer talento (62%).

Esta medida, sin embargo, no está exenta de desafíos, ya que desde la empresa se cree que esto ha causado una duplicación del gasto en servicios (56%) y entra en conflicto las competencias de cada departamento (43%), así como el uso de soluciones no seguras (45%). «Para muchas empresas es transformarse o morir, con un entorno económico confuso y un entorno competitivo radicalmente evolucionado que ha cambiado su forma de operar», señala en un comunicado María José Talavera, directora general de VMware Iberia.

Desconocimiento y nuevo modus operandi

«La gestión de este cambio es el gran reto organizativo al que se enfrentan las empresas. El surgimiento de la nube ha democratizado las TI, con su facilidad de acceso y modelos de costes atractivos, por lo que no es ninguna sorpresa que las líneas de negocio se hayan sumado a esta oportunidad. Sin embargo, estamos viendo con demasiada frecuencia que esta tendencia avanza sin control y sin una adecuada gestión de TI», agrega.

«Con toda la cantidad de nuevos proveedores, el reto es saber discernir qué tecnología aplicar cuándo y de qué manera impactará en nuestro negocio»
Marta Muñoz , de IDC

En esa línea apunta Marta Muñoz, directora de operaciones de la consultora IDC, quien asegura en conversación con este diario que cada vez más las decisiones de invertir en tecnología empiezan a ser lideradas y financiadas por las líneas de negocios. En España en 2016 más del 56% de los proyectos relacionados con la transformación digital fueron coliderados por el departamento de negocio y el de sistemas. Para los dos próximos años esa inversión se ampliará en un 78%. Esta medida supone un cambio en el modus operandi del departamento de sistemas.

Uno de los principales desafíos de las empresas del siglo XXI es «entender» los nuevos recursos tecnológicos que se encuentran a su disposición. «Con toda la cantidad que existen de nuevos proveedores, el reto es saber discernir qué tecnología aplicar cuándo y de qué manera va a impactar en nuestro negocio». «Ahora mismo, uno de los retos principales con los que se encuentra esa distribución de tecnología es que la mayoría de las empresas desconoce desde la tecnología que existe, lo que puede hacer con ella, saber el retorno de la inversión, quién se lo ofrece y, luego, los pasos a seguir una vez que quieren implantarla», sostiene.