Magic Leap One, un proyecto secreto de casco de realidad aumentada, pone por fin fecha de llegada

La «startup», financiada por importantes inversores de la tecnología, se asocia con teleoperadoras estadounidenses para su comercialización

MADRIDActualizado:

Magic Leap lleva más de cinco años generando una gran expectación en la industria de la tecnología. Esta «startup» fundada por Rony Abovitz y con sede en Miami ha llamado especialmente la atención por lo desconocido, por un proyecto secreto de dispositivo de realidad aumentada que todavía no ha visto la luz, aunque su gran apuesta está al caer. Un caso de estudio dado que antes de iniciar sus operaciones ya estaba valorada en 4.000 millones de dólares.

Tras meses de rumores, la compañía le ha puesto finalmente fecha al lanzamiento de su esperado casco de realidad aumentada, una tecnología que coloca objetos virtuales sobre imágenes estáticas: será el agosto y estará comercializado de momento en el mercado norteamericano a través de la teleoperadora AT&T. Sus continuos retrasos y anuncios inesperados ha provocado que la empresa cabalgue entre la expectación y la decepción a partes iguales.

Su gran apuesta, Magic Leap One, está programado para enviarse este año tanto a diseñadores y desarrolladores para aportar las experiencias necesarias que justifiquen su adquisición por parte del público. Todavía no tienen un precio definido, pero se cree que rondarán los 2.000 dólares. Tampoco está clara su estrategia comercial, pero todo apunta a que pondrá el foco en el mercado de consumo como dispositivo de entretenimiento.

Entre algunos aspectos que han trascendido a nivel técnico se encuentra el empleo de procesadores Nvidia, Tegra X2, y ARM A57 de cuatro núcleos. El software y el empleo de la red de sensores y cámaras desplegada por todo el visor permiten realizar una detección del entorno, según los primeros detalles conocidos, permitiendo a su vez interactuar con las propias manos y gestos los objetos virtuales que se representan en las lentes.

La realidad aumentada es una de las tecnologías más interesantes de los últimos años por sus altas potencialidades. Sectores industriales, el mundo del diseño o, incluso, como herramienta médica son algunas de las posibilidades que ya se han ensayado con otros dispositivos similares. Los analistas apuntan a que la realidad aumentada y virtual crecerá en torno al 56% anual hasta 2021, aunque por el momento sigue siendo una tecnología con escasa acogida entre el público.

Los altos precios de los dispositivos de realidad virtual de alta gama fuero, junto con el escaso catálogo de experiencias, factores clave en su adopción. Pero desde la industria de la tecnología se muestran convencidos que en pocos años se llegará a un boom comercial impulsado, en parte, por el software de entretenimiento y dispositivos lúdicos. La tecnología de realidad aumentada, sin embargo, se ha situado como más atracttiva para ciertos fabricantes como Microsoft que cuenta con su propio casco (HoloLens) y una plataforma para el desarrollo de visores para marcas comerciales, entre las que han probado suerte ya Asus o Acer.