El fin de la era de los PC

En 2011 se venderán más «smartphones» y «tablets» que portátiles y equipos de sobremesa

J. F. ALONSO
Actualizado:

En 2010 se llegó en Estados Unidos a 10,3 millones de usuarios de libros electrónicos (un 278 por ciento más que en 2009). Esa tendencia se extenderá en otros países.

En 2011 las redes sociales superarán los mil millones de usuarios, que visualizarán dos billones de anuncios. Los ingresos por publicidad solo supondrán un 1% del mercado.

MADRID

Steve Jobs lanzó el mensaje en verano del año pasado. «El fin de la era del PC es inevitable. Van a ser como los camiones, existirán pero solo una pequeña parte de la población los necesitará», dijo. Podría pensarse que era una opinión evidentemente interesada y parcial, ya que acababa de lanzar el iPad, y el negocio de los iPhone es vital para su compañía. Sin embargo, algunos datos empiezan a darle la razón. En 2011, por primera vez, se venderán en todo el mundo más «no PC» («tablets» y «smartphones») que PC tradicionales, según el estudio TMT Trends, de la consultora Deloitte, presentado ayer en Madrid. «La era del ordenador personal, caracterizada por chips y software estándar, será reemplazada por un nuevo entorno tecnológico», afirman los expertos de la compañía.

En concreto, Deloitte prevé que en 2011 se venderán en todo el mundo 375 millones de teléfonos inteligentes («smartphones») y unos 50 millones de «tablets», lo que significa que, por primera vez, se colocarán en el mercado más dispositivos calificados como «no PC» que la suma de «netbooks» (40 millones), portátiles (200 millones) y sobremesa (150 millones).

Desde luego, la proporción de «tablets» y teléfonos inteligentes aún será pequeña respecto al mercado global de dispositivos informáticos, en torno a un 25 por ciento. «Los PC tradicionales seguirán siendo la plataforma informática básica en 2011, y las ventas unitarias crecerán un 15 por ciento». Sin embargo, los autores del informe creen que 2011 marcará un punto de inflexión que nos llevará del dominio absoluto de los aparatos tipo PC a «un contexto mucho más heterogéneo».

Se trata de un negocio redondo, ya que la fabricación de equipos originales para PC ha generado en los últimos años un beneficio bruto del 10 por ciento (neto, 2 por ciento), mientras que los principales fabricantes de teléfonos inteligentes y tabletas generan un beneficio bruto del 40/60 por ciento y márgenes de explotación de entre el 25 y el 40 por ciento. La distribución de «tablets» y móviles también es mucho más rentable, con márgenes brutos del 30% frente al 5 en el caso de los ordenadores personales.

La explosión de ventas de «tablets» y «smartphones» no implica, de momento, según Deloitte, la consolidación de un sistema operativo estándar. Seguirán conviviendo muchos —los más conocidos, los de Nokia (Symbian), Google (Android), Apple, Windows Mobile, Palm y Blackberry—, en un panorama fragmentado que también afecta a las aplicaciones. El desarrollo de «apps» para cada sistema operativo supone una inversión de entre 5.000 y 500.000 dólares, según su complejidad. Solo las grandes empresas, con solidez financiera, tendrán recursos para estar en todos los dispositivos.

El mercado de los «tablets» se ha centrado hasta ahora en los particulares, pero Deloitte cree que, en 2011, más del 25 por ciento de estos aparatos serán adquiridos por empresas.