DKMS acusa a Sanidad de querer una «ley antivida» que perjudica a los enfermos de leucemia
El profesor Gerhard Ehninger (izquierda) y el presidente del Registro Alemán de Donantes de - EFE

DKMS acusa a Sanidad de querer una «ley antivida» que perjudica a los enfermos de leucemia

El registro alemán de donantes de médula busca la complicidad de la sociedad española para instalarse en España

MADRID Actualizado:

«¿Qué harían si su hijo, su hermano o su madre necesitaran un trasplante de médula? Como médicos solo estamos aquí para salvar vidas». Stefan Winter, presidente de DKMS, el registro alemán de donantes de médula ósea que quiere instalarse en España, no dudó en apelar a la fibra sensible en su primera comparecencia pública para defender su actividad en España. Incluso pidió a la ministra de Sanidad, Ana Mato, que «no permita que cientos de pacientes españoles mueran cada año por las trabas administrativas» de las autoridades sanitarias.

Desde que el Ministerio de Sanidad y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) vetaran a DKMS la captación de donantes españoles para llevárselos al censo alemán, la organización solo había actuado en los tribunales, presentando una querella contra la ONT ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Pero ahora buscan la complicidad de la opinión pública española.

Acompañados de sus abogados, el presidente de DKMS y su fundador, el hematólogo Gerhard Ehninger, se presentaron públicamente en Madrid como una organización sin ánimo de lucro, que actúa dentro de la legalidad alemana, europea y española, no busca hacer negocio con los donantes ni pacientes españoles de médula ósea y solo quiere mejorar la eficiencia del sistema español de donación y trasplantes de médula. «Luchar contra DKMS es luchar contra los enfermos de leucemia» , aseguró Ehninger.

La ONT acusa a esta organización de cometer hasta cuatro ilegalidades, si se tiene en cuenta la legislación española: realizar tareas de promoción de donación y obtención de donantes, sin informar a las autoridades; buscar el beneficio de personas concretas, prohibido en nuestra legislación; enviar muestras biológicas desde España a Alemania, sin autorización administrativa y, por último, recabar información genética de los voluntarios españoles a través de muestras biológicas sin contar con la Agencia Española de Protección de Datos. Todas fueron rechazadas por los representantes de DKMS, aunque no aclararon si pidieron formalmente autorización a Sanidad para realizar su actividad.

Advertencias a la prensa

De petición de complicidad a la sociedad, la organización alemana pasó a las advertencias a la prensa: «Tengan cuidado de publicar datos falsos», advirtió Ehninger, quien alertó de creer a pies juntillas lo que dice el Ministerio de Sanidad español. «En Alemania los periodistas no se creen toda la información del Gobierno alemán», dijo.

El fundador de DKMS también puso en duda los datos de la ONT sobre la eficacia de las donaciones españolas. «Podría jurar ante un tribunal que las posibilidades de un paciente español de encontrar un donante compatible son solo del 40% frente al 80% de un ciudadano alemán». La ONT sostiene que esa tasa en España es del 80%.