África

Ciudad del Cabo podría quedarse sin agua en abril

Los residentes de la ciudad sudafricana se enfrentan a las restricciones más duras jamás implementadas en la región

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

La escasez de agua ya es una realidad en Ciudad del Cabo, una de las ciudades más turísticas y emblemáticas del mundo. Sudáfrica es el trigésimo país más seco del mundo, con un clima muy variable y una distribución desigual de las precipitaciones. Sin embargo, el fenómeno actual se considera inusual ya que no deriva solamente de la falta de lluvia durante los meses de abril a octubre (estación lluviosa), si no que viene gestada por dos años previos muy secos. Los expertos aseguran que esta zona ha experimentado un cambio rápido en los patrones climáticos en las últimas dos décadas: las precipitaciones llegan cada año más tarde -entre junio y julio- y son más escasas.

La peor sequía en un siglo

La región vive la peor sequía en más de un siglo y ha traído consigo las restricciones de agua más estrictas jamás implementadas en la segunda ciudad más grande del país, con 3,7 millones de habitantes en su área metropolitana.

La existencia de limitaciones en el consumo de agua es habitual en las grandes ciudades sudafricanas, pero nunca se había llegado a la situación límite actual. La amenaza de activación de mayores restricciones, que se antoja inminente, se cierne especialmente sobre la vida urbana, el desarrollo industrial y la lucha para terminar con la pobreza. Si sigue sin llover, Ciudad del Cabo podría convertirse en la primera metrópolis importante del mundo en quedarse sin agua. Las autoridades municipales alertaron que los niveles de los embalses cayeron por debajo del 30% en la primera semana del año, y que solamente el 19,7 % de esa agua se considera utilizable. Fue entonces cuando se activó el nivel 6 de restricciones, que limita el consumo de los residentes en la provincia Occidental del Cabo (Western Cape) a 87 litros diarios por persona, lo que equivaldría a una ducha de menos de 5 minutos. Sin embargo, a partir del 1 de febrero se podría reducir a los 50 litros. El objetivo de la ciudad es llegar a los 500 millones de litros diarios, la mitad de la cantidad utilizada hace dos años.

De cumplirse las desoladoras previsiones, el 12 de abril se declarará el “Día cero”. Llegados a este punto la ciudad deberá interrumpir la distribución normal de agua, es decir, se cerrarán los grifos y se instalarán unos 200 puntos de recolección de agua por toda la ciudad, lo que obligaría a sus residentes a hacer largas colas para obtener un máximo de 25 litros por persona y día. Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de los 20 litros deberían ser suficientes para atender “las necesidades básicas de higiene personal a alimentación”.

En España el consumo de agua en los hogares se sitúa entorno a los 130 litros diarios por habitante (en el año 2000 la media era de unos 170), de los cuales apenas entre 1 y 2 son para beber y el resto se utilizan para cocinar, lavar la ropa, regar, higiene personal, etc.

Destino turístico

Casi 2 millones de turistas visitan la metrópolis cada año atraídos por sus playas de arena blanca, la Montaña de la Mesa (Table Mountain) y Robben Island, entre otros puntos de interés. Es el destino turístico internacional más importante del África subsahariana: el año pasado este sector representó un 9% de la producción económica de Sudáfrica, generando unos ingresos de 412.000 millones de rands (unos 27.000 millones de euros).