Beduinos avanzan entre las dunas del desierto de Liwa, al este de Abu Dhabi
Beduinos avanzan entre las dunas del desierto de Liwa, al este de Abu Dhabi - Afp
Medio Ambiente

El calor convertirá en invivible el Golfo Pérsico antes de que termine el siglo

La combinación de altas temperaturas y humedad podría llevar a condiciones extremas, intolerables para los seres humanos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Investigaciones recientes han demostrado que existe un límite de la capacidad del cuerpo humano para adaptarse al calor y la humedad. Si la exposición a esa combinación de calor y humedad por encima de ese nivel se da en periodos prolongados, la disipación del calor del cuerpo se vuelve imposible resultando en hipertermia y finalmente la muerte.

Usando modelos climáticos globales, estudios anteriores habían estimado que ese umbral de tolerancia humana sería importante en un futuro lejano, pues para alcanzarlo habría que llegar a un incremento de 7°C en la temperatura media global. Ahora, los investigadores Jeremy S. Paul y Elfatih Eltahir, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.), a partir de un modelo climático regional de alta resolución, concluyen que estas condiciones podrían ocurrir mucho antes.

Según detallan en la revista « Nature Climate Change», las olas de calor en la región del Golfo Pérsico podrían exceder ese umbral crítico durante este siglo, en el supuesto de que las emisiones de gases de efecto invernadero sigan creciendo al ritmo actual y la temperatura global aumente 4ºC. Esto es, la habitabilidad de estas regiones puede verse seriamente afectada por los fenómenos meteorológicos extremos en el futuro.

Jóvenes y mayores, todos afectados

Las consecuencias de las olas de calor para la salud humana se hacen evidentes a partir de la cifra de muertos de acontecimientos recientes, como los de Chicago en 1995, Europa en 2003 y Rusia en 2010. Durante estas olas de calor, se consideró en riesgo en su mayoría a personas de edad avanzada y enfermos o personas que no tomaron las precauciones adecuadas. Sin embargo, este nuevo enfoque refiere otra categoría de olas de calor, una que puede ser fatal para todo el mundo afectando incluso a las personas jóvenes y en buena forma y bajo condiciones de sombra y de buena ventilación.

El cuerpo humano es capaz de adaptarse a condiciones extremas de temperatura a través de la transpiración y el enfriamiento por evaporación asociado siempre a que esa combinación de temperatura y grado de humedad se mantenga por debajo del umbral de 35ºC. Por encima de este umbral el cuerpo no puede enfriarse por sí mismo y la supervivencia al aire libre se ve seriamente amenazada, incluso para las personas saludables y que están en buena forma. Ésta es una de las sorpresas de este estudio, explica Christoph Schär, del Instituto de Ciencias Atmosféricas y del Clima de Zurich, en un comentario que acompaña al artículo: «Las condiciones modeladas por Paul y Eltahir representan un riesgo para toda la población. Las amenazas para la salud humana pueden ser mucho más graves de lo que se pensaba, y pueden ocurrir a finales de este mismo siglo».

Para sus proyecciones los investigadores utilizaron dos de los escenarios propuestos en el último Infome de Evaluación del Panel de Expertos de Cambio Climático (IPCC): uno donde las emisiones de gases de efecto invernadero siguen creciendo al ritmo actual, y otro en el que se toman medidas de mitigación. En el primero y peor de los escenarios, las temperaturas pueden superar en ocasiones el umbral para la supervivencia humana en las principales ciudades como Abu Dhabi, Dubai, Doha, Dhahran y Bandar Abbas. Estas condiciones se evitarían en el escenario de menor concentración de gases de efecto invernadero.

Asimismo, el estudio tiene en cuenta las costumbres que se siguen en esta región y, en este sentido, advierten de que los extremos de altas temperaturas previstos en el peor de los escenarios podrían tener un impacto severo en la celebración de los rituales del Hajj, durante el cual millones de peregrinos musulmanes rezan al aire libre desde el amanecer hasta el atardecer cerca de La Meca.