El Papa Francisco saluda a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro
El Papa Francisco saluda a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro - efe

El Papa Francisco: «Guerra llama a guerra, violencia llama a violencia»

Ha señalado que su corazón «sufre en Siria» y ha convocado una jornada de ayuno por la paz el 7 de septiembre

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Papa ha dedicado el Ángelus de este domingo a pedir, exclusivamente, la paz en el mundo. En particular, ha centrado su llamamiento en el conflicto sirio. «Queremos un mundo de paz», ha exclamado con fuerza desde el balcón del Palacio Apostólico; «no más guerra», ha gritado hasta en dos ocasiones arrancando los aplausos de los peregrinos congregados en la plaza de San Pedro.

A continuación, se ha mostrado conmovido y preocupado por «tantos conflictos en esta Tierra», en particular «hoy mi corazón sufre en Siria» dijo, y ha indicado que le angustiaba el desarrollo de los acontecimientos. Por eso, ha vuelto a hacer un llamamiento a la Comunidad Internacional para promover la paz en Siria a través de iniciativas «basadas en el diálogo y la negociación por el bien de toda la población siria».

«Con particular firmeza condeno el uso de armas químicas», ha exclamado y confesado que todavía tiene grabadas en la mente y el corazón las terribles imágenes de los días previos. Y alzando la voz ha apostillado: «Guerra llama a guerra, violencia llama a violencia». Ha recordado otro de sus mensajes de los últimos días. Ha repetido que no es la cultura del desencuentro la que «construye la convivencia» sino que es «el encuentro y el diálogo el único camino para la paz».

El Papa también ha pedido que se asegure la ayuda humanitaria para los desplazados internos y los refugiados que ha provocado la guerra en Siria.

Ayuno por la paz

Además ha anunciado una jornada de ayuno y oración por la paz para el próximo 7 de septiembre. Invitó a todos los cristianos, creyentes de otras confesiones, no creyentes y «personas de buena voluntad» a unirse a esta iniciativa. El epicentro del encuentro será en la plaza de San Pedro desde las siete de la tarde hasta las doce de la noche. Porque «la humanidad necesita gestos de paz, escuchar palabras de paz», ha concluído el Papa Francisco.