El acusado de este delito grave de maltrato animal es un vecino de Sallent (Barcelona, Cataluña)
El acusado de este delito grave de maltrato animal es un vecino de Sallent (Barcelona, Cataluña) - FAADA
TIENE ANTECEDENTES

Acusan a un vecino de Barcelona de desatender durante 12 días a sus cuatro perros para irse de vacaciones

Los animales se encontraban atados, sobre sus excrementos, sin agua ni alimento. Una organización ha conseguido que los hechos, tipificados como delito leve de maltrato animal, acaben juzgándose como «grave»

Actualizado:

Un vecino de Sallent (Barcelona, Cataluña) que en febrero de 2016 se ausentó 12 días de su domicilio con destino a las Islas Canarias, dejando a sus cuatro perros desatendidos, será juzgado por un delito grave de maltrato en lugar de por uno leve, informa la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA).

La organización ha mostrado su satisfacción por tal reversión. Si en un primer momento la pena que se podía solicitar era de una multa de 1 a 6 meses, ahora, tanto la acusación popular, representada por FAADA, como el Ministerio Fiscal, podrán solicitar hasta 1 año de prisión y la inhabilitación para la tenencia de animales hasta los 3 años, apuntan.

Tres de los cuatro perros eran cachorros y fueron encontrados «atados a la pared de la buhardilla con medio metro de cuerda, con bozal, sin agua y con el pienso repartido por el suelo, mezclado con los excrementos y orines de los propios animales», detalla FAADA. El ejemplar adulto, por su parte, se hallaba en la terraza, sin ningún acceso a la buhardilla y a la intemperie, «sin poder acceder a la comida ni al agua», subrayan desde la organización.

Cuenta con antecedentes consistentes en la retirada de custodia de tres menores y la muerte de un perro por envenenamiento

FAADA asegura en el comunicado que no se trataba de la primera vez que este vecino de Sallent actuaba de un modo similar: «Ya los dejó solos durante 9 días en casa sin procurar que algún familiar o amigo se hiciera cargo de los animales y asegurara su bienestar, además cuenta con antecedentes consistentes en la retirada de custodia de tres menores y la muerte de un perro por envenenamiento».

Una protectora de Sallent se hizo cargo de los perros y en la valoración veterinaria se concluyó que «los cuatro animales presentaban deshidratación y malnutrición, caquexia, plantigradismo, mucosas hiperemiques, seborrea y descamación». El perro adulto «llevaba una cuerda atada al cuello ceñida, provocándole una herida abierta con mucha inflamación e infección que requirió cirugía constructiva», precisan desde FAADA.

Tres meses después del decomiso de los cuatro canes, la organización recibió un aviso de que el mismo vecino tenía en su posesión otro cachorro en iguales condiciones: «Un cachorro, encerrado en un trasportín, sin comida, sin agua ni movilidad, durmiendo sobre sus excrementos y orines, en la buhardilla a temperaturas muy calurosas». El cachorro también ha sido decomisado, informa FAADA.