Las tortugas confunden las bolsas de plástico que inundan los océanos con medusas, su alimento favorito
Las tortugas confunden las bolsas de plástico que inundan los océanos con medusas, su alimento favorito - ABC
DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE

La atracción fatal de las tortugas por el plástico

Más de 1.000 ejemplares mueren cada año tras enredarse en los anillos que agrupan las bebidas enlatadas, por ejemplo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La comida favorita de las tortugas verdes de Galápagos es la medusa, por lo tanto, donde sea que haya muchas medusas, allí observarás también tortugas. Desafortunadamente, las bolsas de plástico lucen como medusas cuando flotan en el océano. Si una tortuga ingiere una de estas bolsas sufrirá un bloqueo fatal en su intestino que, seguramente, provocará su muerte.

La advertencia proviene del Fondo para la Conservación de las Islas Galápagos, una organización radicada en Reino Unido que apoya proyectos de conservación de tortugas desde 1995. La organización desarrolla en la actualidad un nuevo programa plurianual para reducir el uso de plásticos en el archipiélago, donde el Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos ya ha anunciado una medida tendente a prohibir progresivamente las pajitas, botellas y bolsas plásticas, y que estará plenamente vigente a partir del 21 de agosto.

La basura plástica ingerida por las tortugas puede causar un bloqueo intestinal que acarrea la desnutrición, la reducción en las tasas de crecimiento e incluso la muerte de los ejemplares. «Quizás lo más desolador es que las tortugas pueden morir de hambre porque se sienten llenas después de tragar desechos plásticos», se lamentan desde ONU Medio Ambiente.

Un reciente estudio realizado en 43 países por la Universidad de Exeter (Inglaterra) halló tortugas enredadas en redes fantasmas de pesca, cuerdas de plástico y de nylon, anillos plásticos de bebidas enlatadas, correas de plástico para embalaje, cuerdas de globos plásticas, cuerdas para cometas, envases de plástico y líneas de anclaje o cables sísmicos descartados.

«Basados en los datos registrados de varamientos en playas, descubrimos que más de 1.000 tortugas mueren al año tras enredarse. Pero se trata de una estimación muy general. Las tortugas jóvenes y las crías son particularmente vulnerables a los enredos», detalla Brendan Godley, autor principal del estudio.