Los arrecifes de coral del Caribe han dejado de crecer
El análisis se realizó durante dos años en las Bahamas, Bonaire, Belice y las Islas Gran Caimán - EFE/ Fotografia facilitada por la Universidad James Cook de Australia

Los arrecifes de coral del Caribe han dejado de crecer

O comienzan a erosionarse debido a una menor acumulación del carbonato que necesitan para desarrollarse, según un estudio de la Universidad James Cook de Australia

EFE
Actualizado:

Los arrecifes de coral del Caribe han dejado de crecer o han empezado a erosionarse debido a una menor acumulación del carbonato que necesitan para desarrollarse, según un estudio divulgado hoy en Australia.

Un equipo científico internacional ha encontrado cantidades inferiores de carbonato nuevo en los arrecifes de coral con respecto a las tasas detectadas en recientes escalas geológicas de tiempo. Tal disminución alcanza un 70% en algunos lugares del Caribe.

La menor acumulación de carbonato, componente del carbonato cálcico que permite el crecimiento y mantenimiento del coral, no compensa la pérdida que los arrecifes sufren debido a la erosión, según el investigador de la Universidad James Cook de Australia, Scott Smithers.

Hasta ahora, opina Smithers, los investigadores se habían centrado en cómo los organismos coralinos habían hecho frente a las condiciones ambientales actuales, pero no habían explorado en profundidad cómo los arrecifes, como estructuras físicas, estaban reaccionando.

«Decidimos cuantificar la cantidad de esqueletos depuestos por los organismos coralinos cada año para construir la estructura del arrecife y lo comparamos con la erosión biológica y física», explica Smithers en un comunicado de la Universidad.

Conclusiones que sirven para otras áreas

Los científicos han hallado que muchos arrecifes del Caribe tienen «un precario balance» entre acumulación y pérdida de carbonato y registran «tasas de crecimiento muy lentas o signos de erosión común», añade el científico.

Smithers señala que muchos arrecifes del Caribe parecen estar bien, aunque éstos son, en general, «muy pobres en términos de presencia de corales y peces en comparación con los de la Gran Barrera de Coral».

El estudio se realizó durante dos años en las Bahamas, Bonaire, Belice y las Islas Gran Caimán donde, sentencia Smithers, los arrecifes son menos complejos que los de la zona Indo-Pacífica; aunque las conclusiones podrían servir para otras áreas, como la Gran Barrera de Coral del noreste de Australia.

La investigación, publicada recientemente en la revista digital Nature Communications, ha sido financiada por el fondo británico Leverhulme Trust.