Fotos: Reuters
Fotos: Reuters

Microlino: un Isetta eléctrico por 12.000 euros que se aparca en cualquier parte

Este microcoche biplaza, que llegará en diciembre, tendrá una autonomía de 120 kilómetros y podrá recargarse en cuatro horas con un coste de unos 1,5 euros

ZúrichActualizado:

Con su forma de huevo y su interior minimalista, el coche burbuja fue un símbolo de la movilidad barata en Europa en las décadas de 1950 y 1960. Sesenta años después, dos jóvenes hermanos suizos están desarrollando una nueva versión de microcoche, eléctrico e inspirada en el mítico BMW Isetta, del que se vendieron más de 160.000 unidades.

Oliver y Merlin Ouboter, los dos jóvenes responsables de su desarrollo
Oliver y Merlin Ouboter, los dos jóvenes responsables de su desarrollo

Oliver y Merlin Ouboter ya tienen más de 7.200 pedidos de su Microlino, que en lugar del propulsor monocilíndrico de gasolina del vehículo original emplea un motor eléctrico de 20 caballos, aunque mantiene su emblemática puerta de apertura frontal.

Los dos hermanos, cuyo padre Wim se hizo millonario con el desarrollo y venta de patinetes eléctricos, planean lanzar su vehículo al mercado en diciembre.

«Los coches actuales son demasiado grandes para el uso que habitualmente tienen», argumenta Oliver, de 24 años, responsable operativo del proyecto, que asegura que, de media, los vehículos se utilizan por 1,2 pasajeros y recorren menos de 35 kilómetros por trayecto.

El nuevo Microlino será fabricado por la compañía italiana Tazzari, que planea manufacturar hasta 5.000 unidades al año. Tendrá un precio de partida de 12.000 euros, una autonomía de 120 kilómetros y podrá recargarse en cuatro horas con un coste de unos 1,5 euros, en función del precio de la energía eléctrica. Además, tendrá un maletero con 300 litros de capacidad.