Los fabricantes de coches, sobre el veto a la combustión en Baleares: «Es la Ley más prohibicionista de Europa»

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, asociación que ayer denunció al Gobierno regional ante la Comisión Europea por su proyecto para vetar los coches de diésel, gasolina e híbridos a partir de 2025, afirma que «es la primera vez que se presenta una ley de esta envergadura», y cree que tendrá el efecto contrario al que persigue

Actualizado:

Los fabricantes de automóviles han decidido pasar a la acción contra el plan del Gobierno de baleares de vetar los coches de combustión entre 2025 y 2035. Anfac, la asociación que agrupa a los productores de vehículos con presencia en España, denunció ayer ante la Comisión Europea el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética del ejecutivo regional, presidido por la socialista Francina Armengol. También llevará el articulado, en avanzada fase de tramitación, ante el Consejo para la Unidad de Mercado del Ministerio de Economía.

El texto, aprobado por el Consell autonómico en agosto pero pendiente aún de los últimos trámites parlamentarios, busca transformar las Islas en un territorio alimentado únicamente mediante energías renovables, libre de emisiones a medio y largo plazo. Para ello, contempla entre otras medidas la prohibición de que circulen nuevos vehículos diésel en 2025, y cualquiera impulsado por motores de combustión a partir de 2035, incluyendo los de ciudadanos del resto de España y de Europa de paso por las Islas. Estarían exentos, no obstante, los matriculados en Baleares con anterioridad a dichas fechas. Una salvedad que, a juicio de Anfac, causará un efecto sobre la salud al pretendido por el Gobierno regional. Así lo cree Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la patronal.

- ¿Ya está teniendo un impacto negativo el proyecto de ley?

-Sí, ha introducido confusión y dudas entre los ciudadanos respecto a algunas tecnologías, y respecto a si cambiar o no de vehículo. Ello influye en el comportamiento del consumidor. Lo básico para mejorar la calidad del aire es pensar en la renovación del parque, sustituir coches viejos por nuevos con todas las garantías. La edad del parque en Baleares es de 12,3 años, ligeramente superior a la media. Y hay otros datos preocupantes. La venta de usados de más de 20 años ha crecido un 14%, más del doble que el mercado. Otro dato es que la cuota de mercado del vehículo eléctrico no llega al 0,8%, la mitad que en la Comunidad de Madrid. Por eso nuestra propuesta al Gobierno balear, con el que conversamos desde hace siete o ocho meses, es trabajar en una estrategia de descarbonización en lugar de establecer el prohibicionismo, que creemos que es un error.

Pero al margen de los datos técnicos, hay que pensar en las personas. Al año hay 320.000 personas que entran desde la Península con su coche a Baleares. ¿Por qué no van a poder circular por las Islas? Por otro lado, los concesionarios no van a poder vender la nueva tecnología diésel que esté en el mercado ¿Se podrán vender estos coches en toda Europa y no en Baleares? Serían además vehículos fabricados en España, con la tecnología mas innovadora.

- ¿Qué trámites legales seguirá ahora la denuncia? ¿Cuándo esperan tener respuesta de la Comisión Europea y del ministerio de Economía?

- Ahora habrá un trámite de consultas, que nos lleva a un periodo que no será corto.

- ¿Por qué no se han denunciado otras medidas de restricción, como por ejemplo Madrid Central?

- Para nosotros la política europea no establece prohibiciones, y así se lo hemos oído decir a representantes de la Comisión. En cambio sí entiende que hay zonas urbanas sometibles a restricciones. Normalmentevan en función de la antigüedad del coche. Sobre todo aplica a una zona urbana concreta. Hay que distinguir entre zonas urbanas y regiones, para asegurar la proporcionalidad de las medidas.

- ¿Ha habido alguna denuncia similar, contra restricciones idénticas en otros países europeos?

- No, pero porque es la ley prohibicionista más avanzada en Europa. Las asociaciones europeas me han llamado interesadas. Es la primera vez que se presenta una ley de esta envergadura. No es verdad que se esté haciendo lo mismo en otros países.

- Si prospera, ¿puede abrir el camino a tomar iniciativas similares contra Madrid Central o contra el proyecto de ley de transición ecológica del gobierno central?

- No tiene nada que ver con las iniciativas anunciadas hace unos meses. El proyecto balear es anterior a la moción de censura. Y anteriormente trabajamos con el gobierno balear con propuestas que no han sido aceptadas. A nivel nacional estamos en conversaciones con los ministerios y seguimos trabajando con ellos

- ¿Es viable, con lo que sabemos hoy, que Baleares tenga un parque formado únicamente por vehículos eléctricos? Dado que sus precios son mayores que los de los coches de combustión, ¿se verán perjudicados los ciudadanos? ¿Hay ya una infraestructura suficiente en Baleares para soportar la venta de solo coches eléctricos?

- Nosotros presentamos un proyecto de cómo hacer política positiva para el vehículo eléctrico, como reducir impuestos, planes de incentivos a los puntos de recarga, incentivos a los taxis, las familias, las personas para adquirirlos… Con el planteamiento del Gobierno regional en 2035 habrá una parte del mercado con vehículos eléctricos, con tecnologías más avanzadas, pero una gran parte del parque estará compuesto por vehículos antiguos, anteriores a 2025 y 2035. Por eso creemos que con esta ley aumentarán las emisiones y habrá menos eficiencia en el transporte.