Los futuros coches patrulla tendrán una conectividad muy superior a la de los actuales.
Los futuros coches patrulla tendrán una conectividad muy superior a la de los actuales.

El coche de policía mejor conectado

La Secretaría de Estado de Seguridad tiene en desarrollo la primera fase para modernizar los vehículos de los diferentes Cuerpos de Seguridad españoles. El proyecto, líder a nivel mundial, cuenta con la participación de Telefónica, Ficosa y Cassidian.

Actualizado:

VEHIPOL, el salón del vehículo de los cuerpos de seguridad organizado, mostrará los avances que se están logrando en el Proyecto Vehículo Policial Conectado, con el que se pretende que los coches de los diferentes cuerpos de seguridad sean verdaderas oficinas móviles desde las que los agentes puedan llevar a cabo diferentes trámites que hasta ahora solo era posible realizar desde puestos fijos en dependencias policiales.

El Proyecto Vehículo Policial Conectado es pionero a nivel mundial en dotar a los coches de todas las tecnologías y herramientas que permitan aumentar la seguridad ciudadana (gracias, entre otros, a la reducción del tiempo de intervención de los vehículos) y mejorar la eficiencia de la flota.

La iniciativa surge desde la Secretaría de Estado de Seguridad, se encuentra en fase de prueba y se espera puede desplegarse a lo largo del año en diversas ciudades. En estos momentos, son 11 vehículos (4 de la Guardia Civil y 7 de la Policía Nacional) los que cuentan con una solución provisional en pruebas.

En un futuro no lejano, los vehículos de los cuerpos de seguridad (inicialmente nacionales y en un futuro próximo locales y autonómicos) formarán parte de este Proyecto Vehículo Policial Conectado, que permitirá, por ejemplo, enviar y recibir, en tiempo real, imágenes y vídeos desde y hacia los coches patrulla.

Gracias a esta equipación, los agentes podrán conocer si el resto de coches han pasado la ITV o tienen el seguro en vigor, además de poder realizar actividades de comprobación de identidades y consultas a diferentes bases de datos policiales.

El objetivo es dotar a los coches de los cuerpos de seguridad de todas las tecnologías existentes, como radio, cámaras de fotos y televisión, radares, conexiones de banda ancha móvil, geoposicionamiento o señalización de rutas sin que se produzcan interferencias entre las diferentes herramientas.

Cuando esté en vigor, serán cerca de 40.000 vehículos los que se beneficiarán del Proyecto Vehículo Policial Conectado.