Hasta un 25% de los conductores españoles admite ponerse al volante tras haber ingerido alcohol.
Hasta un 25% de los conductores españoles admite ponerse al volante tras haber ingerido alcohol.

El 25% admite conducir después de haber bebido

Casi uno de cada cuatro conductores españoles (22,3%) admite haber conducido tras ingerir alcohol, según el estudio del Real Automóvil Club de España (RACE) 'DUCIT', el primer observatorio español de conductores centrado en la gente que conduce y no simplemente tiene carné.

agencias
Actualizado:

Conforme al documento elaborado por el RACE, un 67,9% de los conductores españoles admite además no respetar los límites de velocidad en carretera y un 60,7% afirma que no los respeta en ciudad. Se trata de infraccioes que se añaden al 25% que admite conducir tras haber bebido alcohol, según el estudio 'DUCIT' de la asociación automovilística.

El perfil del conductor español es el de un varón de 44 años, que utiliza el vehículo 5 días a la semana por motivos laborales, combina trayectos urbanos e interurbanos, y durante el fin de semana aumenta sus desplazamientos por ocio, sobre todo fuera de la ciudad.

Por géneros, los hombres son más temerarios que las mujeres: ellos realizan 5,41 acciones inadecuadas (en un rango de 0 a 14), por 4,47 de ellas. Por cierto, los conductores españoles se dan una nota media conduciendo de 8,16, por el 5,56 que otorgan al resto de conductores.

Jóvenes, los más temerarios

Respecto a los malos hábitos adquiridos que se repiten de forma habitual al volante, uno de cada diez encuestados (11%) reconoce no respetar los límites de velocidad, y más de 1,8 millones de conductores (7% del total) admite utilizar el móvil y sus aplicaciones mientras conduce.

Los hombres jóvenes reconocen realizar más comportamientos incorrectos al volante: asumen más riesgos y hasta los 34 años son más agresivos que en edades adultas.

Para evaluar estos hábitos, DUCIT ha creado el Índice de Responsabilidad al Volante (IRV), teniendo en cuenta las Todavía queda un amplio margen de mejora en la seguridad vial.situaciones que más accidentes provocan y su lesividad. En este índice, el conductor español logra una nota de 58,8 sobre 100, lo que supone que hay «un amplio margen de mejora en aspectos relacionados con la seguridad».

Fuerte reducción del gasto

Siete de cada diez automovilistas españoles han reducido los gastos en mantenimiento, peajes y reparaciones durante la crisis. Esto supone que «el conductor está haciendo menos kilómetros pero más inseguros», señaló el director de DUCIT, Carlos Lancha.

Asimismo, más de 11 millones de conductores se han visto obligados a reducir el uso del vehículo, el 40% de los usuarios, y seis millones de españoles no pueden cambiar de coche, aunque les gustaría hacerlo, por problemas económicos. Para Lancha, esto demuestra que «hay una demanda latente de cambio de vehículo».

Sobre la necesidad de renovación del parque automovilístico, el 40,9% de los conductores no ha oído hablar del Plan PIVE. El casi 60% que lo conoce lo valora positivamente, más por seguridad que por eficiencia energética.

El texto apunta que la crisis ha promovido una conducción más eficiente: el 95,5% mantiene velocidad uniforme en autopista, el 83% usa marchas largas y el 56,6% se aprovecha de la Ojo a la conducción eficiente: puede estropear el coche.

Para el presidente del RACE, Carmelo Sanz, la reducción de la siniestralidad experimentada en España en la última década es «impresionante», pero lo que los cambios regulatorios pueden añadir es «poco o casi nada».

«Si combinamos la reducción de gasto de los conductores y el deterioro de las infraestructuras por la crisis que hemos vivido y le añadimos que el parque ha envejecido de forma muy importante puede provocar que la siniestralidad repunte», advirtió Sanz.