El futuro Reglamento colapsaría el tráfico en las ciudades, según la AEC
Una aplicación estricta del futuro Reglamento de Tráfico colapsaría el tráfico urbano, según la AEC.

El futuro Reglamento colapsaría el tráfico en las ciudades, según la AEC

La Asociación Española de la Carretera (AEC) espera que el Gobierno cambie sustancialmente el proyecto inicial de reforma del Reglamento General de Circulación porque, entre otras cuestiones, considera que su aplicación estricta podría provocar el «colapso» de las ciudades españolas.

Actualizado:

Según Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera (AEC), que tiene como socios entre otros a la Dirección General de Tráfico (DGT) y a todas las comunidades autónomas, «tal y como está redactada, la aplicación estricta de la reforma del Reglamento General de Circulación podría provocar el colapso de las ciudades españolas».

La AEC no comparte que se impongan «limitaciones genéricas» de velocidad en las vías, como prevé el documento, con límites de 30 km/h en unos casos y de hasta 130 km/h en otros. Según esta Asociación, el problema de las carreteras españolas «no es una velocidad excesiva, sino una velocidad inadecuada y este borrador no maneja ese término».

Para él, tras leer el borrador, la principal preocupación de la AEC y «de todo el mundo» está en la reducción del límite de velocidad a 30 km/h en calles de un único sentido de las ciudades españolas, algo «desproporcionado», que, ha dicho, «puede llegar a colapsar el tráfico urbano».

La justificación de este cambio es garantizar a los ciclistas la seguridad en las calles y que no circulen por aceras, ha asegurado Díaz. «Se puede llegar a la paradoja de que un ciclista, cuesta abajo, adelante a un coche y sea multado por ir a más de 30 km/h -ha añadido-. Tampoco es algo que demanden los ciclistas, pues su debate está en si es obligatorio o no el casco».

En muchas movilizaciones «se colapsan las ciudades cuando un colectivo recorre determinadas calles a 20 y 30 km/h, y ahora se quiere circular así de forma reglamentaria, con lo que se podría colapsar, sin justificación, el tráfico», ha subrayado.

«Nadie ha pensado en profundidad en qué pasa si bajamos todas las bicicletas de las aceras a las calles, y para justificarlo han puesto el límite de 30 km/h, aunque queremos pensar que al final se relajarán, no se atreverán y, si lo hacen, no se controlará», ha asegurado.