La jueza Pilar de Lara, instructora de la «operación Pokemon»
La jueza Pilar de Lara, instructora de la «operación Pokemon» - efe

Los agujeros de la «Pokemon»

Tras la petición del TSXG de archivar la causa de Paula Prado, repasamos otros reveses judiciales a la investigación de Pilar de Lara

Actualizado:

«No hay un sólo dato fáctico concretado»

Fue la respuesta del juez Lago Louro a la pieza separada por supuesto blanqueo de capitales que De Lara imputaba al marchante de arte Leonard Patterson y el exalcalde compostelano Gerardo Conde Roa. La falta de concreción llevó a Lago a reprocharle que esto «vulneraba el derecho de defensa» de los imputados.

Imputado de oídas

Más sangrante fue el esperpéntico caso del alcalde de Ferrol, al que De Lara imputó porque Aduanas lo identificó en unas grabaciones telefónicas. Rey Varela dijo que no era él y pidió un informe fonométrico. Los peritos de la Policía Científica le dieron la razón: no era él. Aun así, De Lara tardó varios meses en levantar la imputación y admitir la chapuza de Aduanas.

Doble varapalo en el Supremo

La juez señaló al portavoz del PP en el Senado y el presidente cántabro como supuestos beneficiarios de regalos y dinero de Vendex. En el caso de Barreiro, el TS no encontró rastro en los «desvaídos datos» que aportó la juez. Sobre Ignacio Diego, negó que hubiera cohecho y, si llegara a haberlo, estaría prescrito.