Puig y Oltra conversan, este viernes, en la puerta del Palau de la Generalitat
Puig y Oltra conversan, este viernes, en la puerta del Palau de la Generalitat - MIKEL PONCE
política

El Consell se marcha de vacaciones con el nombramiento de altos cargos clave en el aire

El Gobierno valenciano todavía no tiene responsables en cinco direcciones generales

Actualizado:

El Consell ya está de vacaciones después de una conformación de Gobierno larga y complicada. Ayer fue el primer viernes sin pleno semanal y el próximo no se volverá a celebrar hasta el 28 de agosto. Serán tres semanas sin actividad a diferencia de las dos durante las que decidió suspender su actividad plenaria el anterior Ejecutivo autonómico el pasado verano. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se marchará del 14 al 24 de este mes, coincidiendo con las fiestas de su localidad natal, Morella. Al frente se quedará la vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, quien únicamente coge una semana libre para ejercer de jefa del Consell durante los diez días de ausencia de Puig.

Pese a las cortas vacaciones de ambos, la actividad se paraliza durante 20 días con importantes cuestiones pendientes, como el nombramiento de los responsables de varias direcciones generales de especial relevancia: Función Pública; Evaluación Medioambiental; Turismo; Análisis y Documentación; y Relaciones Informativas y Documentación.

Un hecho que fue criticado ayer por la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, quien afirmó que «ni Puig se fía de Oltra, ni Oltra se fía de Puig», lo que está impidiendo que se pongan de acuerdo en «asuntos tan importantes como dónde van las competencias de Evaluación Medioambiental, que el PP consiguió aunar en medio ambiente y urbanismo», área de la que ella misma fue responsable la pasada legislatura.

Disputa interna

Esta área está siendo especialmente problemática y ha generado disputa entre las consellerias de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Terrotorio; y la de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo rural. Ambos departamentos quieren asumir entre sus competencias la Evaluación Medioambiental y tampoco han podido llegar a un acuerdo sobre a quién colocar al frente.

La responsable de la primera es María José Salvador –del PSPV–, mientras que la encargada de la segunda es Elena Cebrián, propuesta por Compromís.

La competencia de Evaluación Ambiental supone otorgar los informes necesarios para gran cantidad de proyectos industriales y urbanísticos en muchas administraciones. De hecho, el retraso en el acuerdo sobre esta cuestión ya está provocando quejas en distintos municipios, según denuncia el PP.

Al parecer, los proyectos remitidos desde varias localidades a la conselleria de Vivienda y Obras Públicas –donde inicialmente iba a estar ubicada el área– son devueltos sin el preceptivo informe medioambiental con el que poder comenzar a ejecutarlo, lo cual está provocando importantes retrasos.

No será hasta la vuelta de las vacaciones cuando se pueda resolver dónde se encontrará finalmente esta competencia, al igual que la dirección general de la Función Pública –integrada en la Conselleria de Justicia, Gobernación y Reformas Democráticas–, que sigue bloqueada a la espera de encontrar a un perfil gusto de PSPV y Compromís.