Imagen del grupo que ha protestado este lunes contra Barberá - rober solsona
ELECCIONES MUNICIPALES

Rita Barberá sufre un nuevo intento de boicot en un acto de la campaña electoral

La alcaldesa de Valencia vuelve a apuntar a Compromís como instigador de las protestas en el Mercado de Ruzafa; un vídeo revela que algunas personas que participaron en el asedio a la alcaldesa de Valencia en el Cabanyal han repetido este lunes

Actualizado:

Nuevo boicot en la campaña electoral en Valencia. La alcaldesa de la ciudad y candidata del PP a la reelección, Rita Barberá, ha recorrido este lunes, dentro de los actos de la campaña electoral, el mercado municipal de Russafa entre aplausos y abrazos, por un lado, y palmas y gritos de "fuera", "ladrones" y "corruptos", por otro.

A lo largo del recorrido se han cruzado palabras de apoyo y de rechazo entre afines y detractores de la primera edil, como sucedió también la pasada semana en su visita al mercado municipal del Cabanyal.

Tras concluir la visita, Barberá, ha indicado a los periodistas que "ha vuelto a producirse, por los mismos protagonistas, la misma increíble, intolerante y antidemocrática actuación que vimos el otro día en el mercado del Cabanyal, con seguimiento e intentando boicotear una visita normal de una candidatura a un mercado".

La candidata del PP ha vuelto a apuntar a Compromís como instigador de la protesta y ha lamentado que esta coalición busque "la destrucción sin propuestas positivas", al tiempo que ha reclamado su "derecho a poder hacer campaña".

Rita Barberá ha permanecido en el recinto comercial de Russafa durante una hora y ha paseado entre los distintos puntos de venta rodeada de miembros de su candidatura y de simpatizantes, de sus escoltas y de numerosos medios de comunicación, y seguida por un grupo de personas críticas con su gestión y la del PP.

La responsable municipal ha entrado al mercado de la misma forma, con aplausos, muestras de apoyo y voces de "Rita alcaldesa, Rita alcaldesa" y "guapa" y con otras voces críticas que decían "partido podrido", "fuera", "fuera corrupción", "ladrones" o "no hay pan para tanto chorizo". Algunas de las personas que protestaban portaban sobre la cabeza caretas de borregos y otros mostraban su dedo pulgar hacia abajo.