f.heras
maría pilar gonzález

«Todos somos corresponsables de la educación de los niños»

Directora general de Innovación y Formación del Profesorado

Actualizado:

Recuerda las medidas impulsadas por la Consejería de Educación de Castilla y León para mejorar la participación de las familias y se muestra convencida de que cuanta mayor formación tengan en ello los padres, mejor será el rendimiento de sus hijos.

-¿Qué políticas está aplicando la Consejería para favorecer la participación de las familias en la educación?

-En su día establecimos una línea de modernización para las asociaciones de madres y padres, mediante la que se dotó a las asociaciones de material informático para modernizar sus infraestructuras. Ahora se les sigue dotando de servicios educativos a través del portal de Educación en Internet. Y uno de los más relevantes es Infoeduca. A través de los centros hemos insistido en que la conexión con los padres se haga aprovechando las nuevas tecnologías.

-¿Y en cuanto a la formación de los padres?

-Desde 2004, y en eso fuimos pioneros en España, establecimos el programa de Formación e Información para la Participación de las Familias y los Alumnos en el Sistema Educativo de Castilla y León.

-El informe incide en la evolución que sufre la relación familia-escuela y en que las administraciones deben ser previsoras ante los cambios de futuro porque determinarán cómo será esa relación. ¿Cómo lo afronta la Consejería?

-Ahora estamos estudiando el informe del Consejo Escolar del Estado para ver cómo está la participación aquí en España, pero también en Europa y cómo podemos avanzar. Dice que el concepto de participación de los padres ha ido evolucionando y lo define como una competencia personal, y las familias tienen que tener conocimientos y destrezas para ejercer esa competencia. Por eso fuimos pioneros con el programa de Participación y pretendimos esto, que los padres ejercieran esa participación con pleno conocimiento, porque todos somos corresponsables de la educación: la administración, la escuela y la familia.

-¿Los padres mejor formados en ello participarán más y más constructivamente?

-El centro mejora si hay una participación adecuada y armónica entre profesores, padres..., y todo va a influir. Entendemos que la familia tiene que tener una relación armónica con el centro y es lo que hemos pretendido y seguiremos pretendiendo; que ese derecho y obligación de la familia lo ejerza con el mayor conocimiento y formación posible. En ese sentido, nosotros nos habíamos anticipado a una de las mayores consecuencias del estudio y hemos trabajado sistemáticamente desde 2004 en ello, en colaborar con los directamente implicados, que son las familias, y nos interesa muchísimo el concepto de educación que se deduce del estudio porque coincide con el nuestro.

-¿Cómo es la participación de los padres en Castilla y León?

-En líneas generales, Castilla y León es de las comunidades en que hay mayor participación en las elecciones a los consejos escolares, según datos del informe correspondientes a 2012, pero creo que en general siempre se puede mejorar porque aún es baja. Si en las elecciones a los consejos hay una participación de más de un 80% de los profesores, los padres sólo participan en alrededor de un 12%. También la hemos ido trabajando con los padres.

-¿Pese a que no es alta, el hecho de que sí esté por encima de las cifras nacionales tiene que ver con que esta Comunidad tenga mejores resultados en las evaluaciones que se realizan como PISA?

-Evidentemente. Lo trabajamos porque al hacerlo se fomenta y cuando la familia participa mejora el aprendizaje de sus hijos. Hay una relación directa entre las expectativas de los padres sobre los estudios de sus hijos y si son altas tienden a cumplirse. Si tú inviertes en educación de tus hijos y te preocupas, eso influye en el rendimiento escolar. Eso también se trabaja desde la Consejería y desde cada centro educativo.

-El estudio habla de que la participación baja a medida que el alumno avanza en etapas educativas. ¿Lo comparte?

-Pasa que en Infantil los niños ven la familia y el colegio como un todo, pero a medida que aumentas en etapas, si ves que tus padres están pendientes, eso influye en el rendimiento; lo que han hecho nuestros padres toda la vida.

-Sí, pero hoy hay una influencia de factores como la incorporación de la mujer al trabajo, los nuevos modelos de familia. ¿Eso lo complica?

-Eso es lo que hace que el concepto de participación haya cambiado y por eso, cuanto más formadas e informadas estén las familias, mejor será la relación con los centros y profesores, y que se pueda determinar entre unos y otros cómo tiene que ser el seguimiento al alumno. Muchas veces no es cuestión de cantidad de tiempo sino de calidad. Es saber qué hay que hacer. Antes muchos padres no tenían estudios y se preocupaban de que sus hijos rindieran.

-El estudio también advierte a las administraciones sobre la necesidad de medidas que eviten que las familias más desfavorecidas no puedan ayudar a sus hijos en los estudios. ¿Cómo contempla eso la Consejería?

-Tenemos programas pensados para fomentar la equidad del sistema como el Plan de Éxito Educativo, con medidas que se desarrollan en su mayoría fuera del horario lectivo, de modo que todo alumno que necesite un apoyo lo pueda tener. Se pretende llegar más a las familias que necesitan más atención.