Dos policías, en el levantamiento del cadáver del joven asesinado en Zaragoza
Dos policías, en el levantamiento del cadáver del joven asesinado en Zaragoza - efe
sucesos

Trágica Noche de Reyes en Aragón: dos asesinatos en apenas media hora

Un hijo con problemas psicológicos mata a su padre en Teruel y un joven dominicano murió tiroteado en Zaragoza en un presunto ajuste de cuentas

r. p.
Actualizado:

Mientras las calles se iban llenando de niños con la ilusión de las tradicionales cabalgatas de los Reyes Magos, Aragón vivió una de las jornadas más negras que se recuerdan en años con dos asesinatos en un intervalo de apenas media hora: uno en Teruel y otro en Zaragoza.

El primer crimen tuvo lugar en la capital turolense. Eran alrededor de las seis de la tarde cuando, de forma sorpresiva, un hombre de 50 años acababa con la vida de su padre, de 77 años, de varias puñaladas. Según diversas fuentes, en ese momento se encontraban en casa el agresor, sus padres y un sobrino. No había mediado discusión previa ni enfrentamiento entre ambos. Pasaban la tarde en familia y, de repente, el agresor cogió un cuchillo y se avalanzó sobre su padre.

La víctima, Carlos Gracia, caía herido mortalmente en el domicilio mientras el sobrino del agresor que se encontraba con ellos frenó a su tío, ante su intención de ir también a por su madre.

El autor de los hechos arrastra problemas psicológicos. Su madre y su sobrino se protegieron de él mientras llamaban a los servicios de emergencias para que acudieran en su ayuda.

El agresor sufrió heridas leves y fue trasladado al Hospital Obispo Polanco de Teruel. El asesinato tuvo lugar en el domicilio familiar situado en la calle Agustina de Aragón, en el popular barrio del Ensanche de Teruel.

Apenas media hora después, sobre las seis y media, se producía otro crimen, en este caso en Zaragoza capital. La víctima fue un joven dominicano de 24 años, Ariel Carrasco. Fue asesinado de cuatro disparos en su domicilio, en la calle Navas de Tolosa (Barrio de Delicias).

La Policía sospecha que pudo tratarse de un ajuste de cuentas e investiga las circunstancias del crimen para identificar al autor o autores.

Una vecina salió al rellano al oír los primeros disparos y resultó herida al alcanzarle la esquirla de una bala que salió rebotada. La mujer se encontraba en ese momento en casa cuidando de una nieta de corta edad.