patrimonio

El Supremo da la razón a Aragón en el litigio de los «bienes de la Franja»

Ratifica una sentencia previa que reconoce la propiedad aragonesa de estas obras de arte retenidas en Cataluña

Actualizado:

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia dictada en mayo del año pasado por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) sobre el litigio de los «bienes de la Franja». En la práctica, supone anular la catalogación que hizo la Generalitat en 1999, cuando para blindar ese centenar de obras de arte de parroquias aragonesas decidió declararlas parte del patrimonio cultural catalán.

Estas piezas se encontraban en depósito en el Museo Diocesano de Lérida, cuyo patronato de dirección está presidido por la Generalitat y del que forman parte la Diócesis ilerdense y otras instituciones civiles catalanas.

Dichas obras de arte llevaban décadas en Lérida, porque esas parroquias aragonesas pertenecieron también durante décadas a la Diócesis de Lérida. En 1995, el Vaticano reordenó el mapa eclesiástico y lo ajustó a los límites administrativos civiles, así que esas parroquias aragonesas pasaron a quedar integradas en diócesis de Aragón. En concreto, las parroquias a las que pertenecen los «bienes de la Franja» pasaron a formar parte del Obispado de Barbastro-Monzón (Huesca).

Las parroquias pasaron, pero no las obras de arte. Siguen retenidas en Lérida, pese a las sentencias eclesiásticas dictadas hace años y que ordenan la devolución de todas estas piezas a las parroquias de origen.

En 1999, cuando el Obispado de Barbastro-Monzón ya había empezado a reclamar los «bienes de la Franja», la Generalitat optó por catalogarlos como patrimonio cultural de Cataluña. De esa forma pretendía impedir que volvieran a Aragón. Durante años, los sucesivos obispos de Lérida han alegado que no podían entregar estas obras de arte a Aragón porque, al estar catalogadas por la Generalitat, era imprescindible su autorización. Y la Generalitat se ha negado a darla.

Para acabar con esta estrategia, el Gobierno aragonés, en 2011, catalogó como parte del patrimonio cultural de la región los «bienes de la Franja». Se abría así otro frente: las mismas piezas estaban declaradas como propias en dos comunidades autónomas.

La Generalitat recurrió aquel decreto del Gobierno aragonés, pero perdió el caso. El TSJA sentenció en mayo del año pasado en contra de la Generalitat. Reconoció que los «bienes de la Franja» son de Aragón y, en la práctica, dejó sin efecto —por improcedente— la catalogación que había realizado en 1999 el Ejecutivo catalán.

El fallo del TSJA fue recurrido por la Asociación de Amigos del Museo de Lérida. El caso llegó así hasta el Tribunal Supremo, que ahora vuelve a dar la razón a Aragón. Es una sentencia más en favor de Aragón, pero los «bienes de la Franja» siguen retenidos en Lérida, como otras obras de arte que también reclaman varios municipios aragoneses, caso de Villanueva de Sijena, Peralta de Alcofea y Berbegal, todos ellos en la provincia de Huesca.