El ministro del Interior, en el último Consejo de Ministros - efe

Rubalcaba desdeña la declaración de Otegi: «ETA acabará cuando cambie sus siglas por las de FIN»

El ministro del Interior considera que 2011 va a ser un año «importantísimo» para terminar con la violencia y dice que hará falta «sabiduría» para gestionar los pasos a dar

Actualizado:

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reiterado hoy su posición sobre las declaraciones realizadas por el ex portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi en el rotativo «The Wall Street Journal», y sobre las que ha asegurado que «las declaraciones no sirven» para anunciar el fin de ETA, sino que lo que la banda tiene que hacer es «cambiar las siglas de ETA por las de F-I-N».

En la rueda de prensa posterior al encuentro en Rubalcaba y Rodolfo Ares en la que es la primera visita del vicipresiente al País Vasco desde la remodelación del Ejecutivo, el consejero de Interior vasco ha advertido de que «lo que queremos son hechos y decisiones, no declaraciones» y ha reiterado que «solo nos importa que ETA anuncie que deja definitivamente la violencia».

En este sentido, Rubalcaba ha querido aclarar que «la política antiterrorista no ha cambiado porque no hay razones para ello» y que la banda terrorista se encuentra en este momento «antenta, porque saben que están pasando cosas».

Rubalcaba se ha reunido esta tarde también con Patxi López, quien ha «tuiteado» tras su encuentro con el ministro: encuentro productivo y cercano, como siempre.

Casi el mismo discurso que Rubalcaba ha empleado tras su encuentro con Ares ha esgrimido hoy en una entrevista a Radio Euskadi, donde ha desdeñado las manifestaciones de Otegi, por cuanto «no son novedosas». Resultan «semejantes», a juicio del responsable de Interior, a las que ya realizó en otra entrevista al diario "El País" o a las que el entorno político de la banda terrorista viene lanzando en el último mes para alimentar un posible comunicado de tregua de ETA.

«La tregua no vale»

Rubalcaba ha esgrimido que «el problema no está en el adjetivo, sino en el sustantivo» que utiliza el entorno de ETA cuando habla del final de sus actividades violentas. Recuerda también que el alto el fuego de 2006 «demostró que la tregua no vale» porque, al mismo tiempo que se negociaba con el Gobierno, se cometió el brutal atentado de la T-4, en el que murieron dos personas. Asimismo, el ministro del Interior ha pedido como regalo a los Reyes Magos que en 2011 se pueda «ir concretando el principio del fin» de ETA, ya que considera que el nuevo año va a ser «importantísimo» para poner fin de forma definitiva a la violencia y hará falta "sabiduría" para gestionar los pasos a dar.